Compartir

Desde que viera la luz en el año 2002 el Touareg ha sido un coche clave para la marca, y prueba de ello son el más de 1.000.000 unidades que se han vendido desde entonces entre sus tres generaciones, habiendo incluso la segunda pasado por un periodo de crisis en nuestro país, para en 2010 recuperar de nuevo sus ventas con clientes que buscaban un SUV algo más urbano y no tanto un todo caminos.

Esta tercera generación se ha hecho un importante hueco dentro del segmento C SUV, en la que la competencia está muy reñida con vehículos que presumen de ser todo caminos, algo que el Touareg tiene muy definido por su concepción.

Para la construcción del Touareg, Volkswagen utiliza la plataforma modular longitudinal (MLB), utilizada también para otros modelos del grupo, como el Audi Q7, el Porsche Cayenne, el Lamborghini Urus, o el Bentley Bentayga. Aunque este, disponga de sus propias medidas, así que con sus 4.8 metros (+77mm), una anchura de 1,9 metros (+44mm) y una altura de 1.7 metros, (-7mm) es un SUV de los grandes capaz de albergar en su interior a 5 plazas que disfrutarán de un maletero de 810 litros, uno de los más espaciosos de su segmento.

Gracias al uso de esta plataforma, el Touareg se ha sometido a una dieta de adelgazamiento, que le ha permitido perder 106 kg con respecto a su predecesor, gracias a la construcción de su carrocería con materiales como el aluminio (48%) y el acero de alta tecnología (52%), por lo que ahora su peso se ha podido contener en unos 1.940 kg para su versión más ligera, lo que se traduce también en una mejor dinámica de conducción.

Su diseño, quizás pudiera parecer un tanto continuista, aunque presenta un frontal que ya hemos podido ver en otros modelos de la marca como el Tiguan o el Arteon, donde los rasgados faros se integran a la perfección a los lados de la nueva parrilla de lamas continuas horizontales, lo que unido a las dos entradas de aire que encontramos en la parte más baja del paragolpes le otorgan a la vez un toque más a la parte frontal del coche.

En la vista lateral, destacan los pronunciados pasos de rueda, que pueden dar cabidas a llantas en medidas de entre 18 y 21”, siendo las de nuestra unidad de pruebas las llantas Braga de 20”, calzadas con unos neumáticos Bridgestone Alenza en medidas 285/45/20 para ambos ejes.

La zaga está representada por un spoiler que corona la terminación del techo, así como por unos pilotos LED que conforman una bonita silueta lumínica por la noche y que disponen de intermitentes dinámicos. Por su parte, el paragolpes, acoge la dos salidas de escape de forma trapezoidal.

El Touareg está disponible con 4 líneas de acabado, y cada una de ellas presenta un equipamiento específico. Pure sería la entrada a la gama, que junto la motorización de nuestra unidad de pruebas sería como el Touareg de acceso con un precio base de 65.000€. La línea premium presenta el equipamiento PURE, en el que cabe destacar el Sistema de Navegación Discover Pro, faros LED, llantas de 18” Cascade o el control de velocidad con ACC, incluyendo además los asientos Confort tapizados en Cuero Viena y el paquete aparcamiento y está disponible desde los 77.000€. Las versiones R-Line, enfatizan más si cabe el diseño deportivo del Touareg, añadiendo a su equipamiento las llantas de 20” Nevada, el Innovision Cockpit, la suspensión neumática, el techo solar y el paquete de diseño exclusivo R-Line para el exterior y el interior. Por último, la R-Line Individual añade las llantas Braga de 20”, tapicería interior en Cuero Savona, los asientos delanteros con ajuste eléctrico y el sistema de visión 360º “Área View”.

En cuanto a las motorizaciones encontramos la versión que hoy ocupa nuestro artículo con un V6 de 3.0 litros TDI de 231 CV (desde 50.120€), la versión V6 3.o TDI de 286 CV (desde 57.940€), otra con motor V8 4.0 TDI de 420 CV (desde 74.600€) y una última con motor gasolina 3.0 V6 TSI de 340 CV (desde 78.130€), todas ellas con el sistema de tracción integral 4MOTION y con cambio Tiptronic de 8 velocidades.

Hay que destacar que el sistema 4MOTION, cuenta con un diferencial central autoblocante con distribución asimétrica-dinámica del par, lo que se traduce en que puede llegar a ofrecer hasta un 70% de la tracción al eje delantero y hasta un 80% al trasero. Además, incorpora el denominado 4MOTION Active Control, que permite escoger entre 4 perfiles exclusivos para su uso off-road, y uno específico para el uso en nieve. Así pues, disponemos de un amplio abanico de posibilidades en función de la zona por la que deseemos conducir. Por ejemplo, es perfil Snow, está pensado para conducir sobre terreno o asfalto con hielo o nieve, mientras que el Offroad auto sería el programa ideal para situaciones difíciles en el que dejaríamos que el Touareg básicamente lo hiciera todo por nosotros. El perfil Schotter es ideal para caminos de tierra o de firme irregular y el Offroad Expert es el único de todos que se puede personalizar a gusto del conductor.

Es evidente que estos modos de conducción precisan de una suspensión específica para su uso de forma correcta, por ello la suspensión neumática opcional ofrece dos posiciones más elevadas, consiguiendo una altura máxima de 70 mm, respecto a la altura normal de conducción, lo que mejora el ángulo de ataque y salida hasta 31º y el ángulo ventral hasta 25º, y una capacidad de vadeo de 570 mm.

Si bien muchos cambios en lo que a diseño y estética exterior se refiere denotan en esta nueva versión del Touareg, los más significativos pasan por el interior de su habitáculo, que se presenta como innovador y sumamente tecnológico. Todo y que nuestra unidad de pruebas no estaba equipada con el Innovision Cockpit compuesto por un cuadro digital con una pantalla de 12” y el sistema de infotaiment Discover Pro Premium que presenta una pantalla en la consola central de 15 pulgadas. En su lugar encontramos un cuadro de mandos representado por dos esferas separadas por una pantalla digital intermedia, en la que se puede ver representada la cartografía del navegador de la misma forma que en la pantalla de 9,2” que recoge el sistema de Navegación Discover Pro a la vez que el sistema de infoentretenimiento, siendo los menús personalizables como los de un smartphone.

Desde esta pantalla también se pueden configurar diferentes parámetros del coche, así como ver representado un útil set de grafías destinadas a la conducción off-road, donde vemos la inclinación del coche, así como el radio de giro de las ruedas o la altitud en la que estamos. El sistema de cámara de 360º es un aliado perfecto para la conducción off-road, pues te permite ver en todo momento lo que tu vista no alcanza.

Junto al nuevo selector del cambio, encontramos el selector de modos de conducción denominado Driving Mode Selection, que nos permite escoger entre los siete modos preseleccionados. A su derecha, encontramos un mando giratorio con el que podemos escoger entre las diversas posiciones de la suspensión neumática de forma independiente, pues esta, funciona también al unísono en función del modo de conducción que hayamos seleccionado. Este sistema cuenta en el maletero con dos botones que permiten subir o bajar el coche para facilitar la carga o descarga de bultos.

A parte de este elenco tecnológico, el habitáculo del Touareg, denota ahora un aire premium, en el que la perfecta combinación de materiales, así la disposición de todos los mandos, conforman un diseño orientado a competir en un segmento muy reñido. Lástima que el volante no acompañe y desentone un poco con el resto del habitáculo.

Los asientos tapizados en Cuero Savona en color Marrón Florence – Negro Soul, conforman una perfecta combinación con el resto del habitáculo, enfatizando más si cabe el ambiente premium que respira. Estos asientos disponen recogen el cuerpo a la perfección y gracias a sus numerosos reglajes es fácil encontrar una buena posición de conducción, ligeramente elevada, lo que te permite ver siempre por delante del capó delantero, algo muy necesario sobre todo para la conducción off-road. Disponen además de calefacción y apoyo lumbar, a la vez que con los denominados apoyacabezas antiwisplash.

En la parte trasera encontramos sitio para tres plazas, aunque como suele pasar ya en casi todos los SUV, la central está penalizada por no ser un asiento individual y por tener en los pies el abultado e incómodo túnel de transmisión. El maletero es una de las grandes bazas del nuevo Touareg, ya que ofrece unos generosos 697 litros en condiciones normales, que pueden variar hasta los 810 litros si adelantamos las banquetas de los asientos traseros, o bien hasta los 1.800 litros si abatimos los respaldos de estos.

La mecánica asociada es un motor V6 TDI de 3.0 litros que rinde una potencia de 231 CV y un 500 Nm de par motor, con los que esta mole de casi dos toneladas de peso se mueve con bastante soltura, aunque no con la misma que con la mecánica de 286CV, aunque esta sea quizás la más intermedia, lejos de aquellos clientes que busquen a un Touareg más prestacional. La perfecta asociación con la caja de cambios Tiptronic de 8 velocidades permite sacar mucho rendimiento a toda la mecánica, que brilla por ser un motor muy eficiente, con unas emisiones de 173 gr/kg de Co2, y que ha conseguido homologar un consumo medio de 6,6 litros a los 100 km. Nosotros durante nuestra prueba.

Sus prestaciones son para tener en cuenta, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 7,5 segundos, mientras que es capaz de lanzarse hasta unos cómodos 218 km/h, siendo la cifra más destacable para nosotros la que ofrece como recuperación para llevar adelantamientos, de 5,3 segundos para pasar de 80 a 120 km/h.

La capacidad dinámica que tiene el nuevo Touareg es excelente, gracias claro está al elenco tecnológico con el que puedes dotarlo, como la suspensión neumática, que  funcionando al unísono con el selector de modos de conducción regula la altura del coche, así como la dureza de los amortiguadores para ofrecer en cada caso no solo confort sino también dinamismo de todo el conjunto. Todo y que esta unidad no disponía del el eje trasero direccional, así como las barras estabilizadoras para el tren trasero y delantero (eAWS), nos pareció tras haber probado también la versión de 286 CV que si lo incluía, que el comportamiento de este Touareg no está tan lejos en lo que dinámica se refiere, si bien es cierto, que esos sistemas en un coche de esta talla y peso mejoran mucho el comportamiento, sobre todo si conduces de forma alegre por puertos de montaña.

Para sacar partido a todo el conjunto el Driving Mode Selection, nos permite escoger entre 5 modos preseleccionados (Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual), pensado cada uno de ellos para de forma automática adapte los parámetros del cambio, la dirección, la suspensión neumática, la respuesta del motor la dirección y el control de crucero adaptivo. Mientras que las posiciones Eco y Comfort, están pensadas para optimizar al máximo el consumo de combustible y para viajar por autopista o carretera, el modo Normal, sería como una opción racional de conducción, el Sport convierte al Touareg a un SUV deportivo. El modo individual, permite al conductor personalizar cualquiera de los modos citados anteriormente, pudiendo además de forma manual cambiar algunos de los parámetros según sus gustos o preferencias de conducción.

Este nuevo Touareg está a la altura de su competencia, entre la que podemos destacar modelos como el Porsche Cayenne, el Range Rover Velar o el BMW X5, siendo además el más económico de todos, sin renunciar claro está al segmento premium al que pertenece.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Volkswagen España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona