Compartir

Gracias a la cortesía de Peugeot Motocycles, hemos tenido ocasión de probar a uno de los triciclos de moda, el Peugeot Metropolis 400 GT.

Los triciscooters son vehículos difíciles de entender para aquellos apasionados del mundo de las dos ruedas, aunque hemos de decir que esta percepción cambia cuando te pones a los mandos de uno como ha sido nuestro caso, y sabes apreciar las ventajas que suponen frente a un scooter convencional. Peugeot fue sabio en su momento, y entrar en competencia directa con su eterno rival, el Piaggio MP3 fue todo un acierto.

En este tipo de vehículos todo son ventajas. La primera, es que puedes conducirlo aun su cilindrada de 400cc con el carné de coche, sin tener que examinarte del de moto, lo que es una buena opción para aquellas personas que quieran por primera vez conducir un scooter. La segunda, es que el hecho de tener tres ruedas permite que lo puedas usar a diario, sin importarte si va a llover o no, o si el pavimento es bueno o malo. Imaginemos que vivimos en París, dónde ambas cosas coexisten, pues bien, el 400 GT sería una clara opción como moto para uso diario.

El Metrópolis ha sido un éxito rotundo para la marca, y este, ya ha pasado desde que viera la luz por primera vez en 2013, por varias revisiones. En 2016, apareció la versión RX-R, en la que se cambió el tren delantero y el diámetro de las dos ruedas pasando de las 12 a las 13” y en 2020 llegó la nueva generación con la presentación de las versiones Active y Allure. Ahora, encontramos el 400 SW una versión más Touring y el 400 GT la versión más deportiva y objeto de nuestra prueba.

La gama Metropolis de Peugeot, está disponible desde los 7.490€ para la versión Active, 8.490€ para el Allure, 8.990€ para el GT y 9.690€ para el SW. El nivel de equipamiento de nuestra versión de pruebas es muy completo e incluye Smart Key, sistema I-Connect, amortiguadores traseros regulables, iluminación diurna LED, toma de 12V y USB o la pantalla TFT de 5” entre otros elementos, a lo que además de forma opcional, podemos optar por equipar con un Top Case de 47 litros, funda para el asiento, soporte para Smartphone, manguitos forrados, respaldo para el Top Case, suelo de Inox o una útil funda de protección.

El diseño del Metrópolis 400 GT, parece que ha heredado el frontal de sus vehículos, así como las ópticas traseras. Esto se debe a que la marca, quiere representar el mundo de las 4 ruedas en el de las tres, haciendo todo lo posible la similitud de sus coches en sus triciclos. El color Titanium (Satin Finish) del 400 GT con algunos detalles en color amarillo, enfatizan más si cabe el talante deportivo de esta moto, ensalzamo más si cabe por el aire atrevido que la marca ha sabido imprimir.

Gracias a la pantalla delantera que es retráctil, la protección aerodinámica que el Metropolis ofrece es excelente, eso sí, en la posición más alta de la misma, cuya utilización será para conducir por autopista o carretera, dejando la posición más baja para darle todavía un toque más racing al conjunto o para su uso en ciudad.

El cuadro de mandos ofrece una lectura muy clara para el conductor, a la vez que muy completa. Encontramos dos esferas con las agujas enfrentadas para el velocímetro y el cuentarrevoluciones, y en el centro una pantalla TFT que es personalizable a la vez que permite conexión con nuestro Smartphone a través del sistema I-CONNECT de la marca, para por ejemplo poder utilizar el sistema de navegación. Siempre encontraremos visible un esquema de las tres ruedas, además de otros testigos fundamentales para la conducción del Metropolis 400 GT.

En la piña de la dirección encontramos el botón para activar el freno de mano eléctrico y el de los warnings, así como dos guanteras, y en la de la izquierda la toma USB para cargar el móvil. Justo debajo, encontramos los botones para abrir el asiento y el baúl trasero, donde cabe un casco integral.

Para poner en marcha al Metropolis, y gracias a su arranque sin llave (Smart-Key), basta con tener esta dentro de un bolsillo, acercarse, girar el mando que encontramos en la parte derecha del manillar a la altura de la guantera y presionar el botón Start. En ese momento, su motor de 4 tiempos empieza a ronronear y que hacen denotar que sus 36,52 CV te van a ofrecer una experiencia sin igual.

El tren delantero denominado Dual Tilting Wheels, es de lo más curioso, no solo a la vista, sino cuando conduces por primera vez este scooter, ya que cuesta un poco acostumbrarse a la conducción, aunque lo que más cuesta, es el factor psicológico de saber, hasta donde puedes tumbar, pues parece que la inclinación es infinita, aunque es evidente que no es así, pero sabes que tienes la garantía de que es básicamente imposible que se te vaya el neumático delantero como bien podría pasar en un scooter convencional.

Este sistema permite bloquear de forma automática o manual la inclinación del eje delantero, a través de un botón que encontramos en la piña del manillar derecho. En el momento en el que te pones en marcha, este sistema se desbloquea dejando libre de nuevo el balanceo del eje delantero para que puedas tumbar y girar en las curvas. Es ideal por ejemplo para cuando te paras en un semáforo, lo que evita tener los pies en el suelo, o bien para dejar la moto aparcada ya que mover sus 280 kg no es cosa fácil.

En lo que a frenada se refiere el Metrópolis hace gala de un sistema de frenado muy efectivo denominado SBC (Syncro Braking System) que ofrece dos discos en el eje delantero (de 230 mm) y de uno en el trasero de 240mm, ambos dotados de ABS. Para accionar los frenos, bien podemos hacerlo a través de las manetas, o bien, a través del pedal que encontramos en la parte inferior derecha del reposapiés. Otro de los gadgets que encontramos es el freno de estacionamiento eléctrico que se activa mediante un botón situado bajo el manillar. Hay que destacar también que, ante una frenada de emergencia inminente o repentina, este scooter activa las luces de emergencia de forma automática, tecnología heredada del mundo del automovilismo.

El motor que anima al Metropolis 400 GT, es un monocilíndrico de 398 CC de 4 tiempos con sistema de inyección electrónica y refrigeración líquida que rinde una potencia de 35,6 CV a 7.250 rpm y un par máximo de 38,1 Nm a 5.750 rpm. La transmisión secundaria se lleva a cabo por correa, mientras que se recurre a un sistema de embrague automático centrífugo en seco. Este motor cumple con la normativa Euro e incorpora todo el arsenal tecnológico de la marca para conseguir un mayor y mejor rendimiento.

Disponemos también de control de tracción TCS desconectable, con dos niveles de intervención, siendo el Urban el que viene por defecto cuando lo ponemos en marcha, y un modo Sport. Otros de los elementos que contribuyen también a su dinámica de conducción son un nuevo chasis tubular de acero de alta resistencia, así como las llantas delanteras de 13” calzadas con neumáticos en medidas 110/70/13 o la llanta trasera de 14” con neumático 140/70/14.

El Metropolis 400 GT combina la practicidad de su uso por la ciudad, así como el hecho de ser un Scooter con el que puedes hacer kilómetros en carretera abierta disfrutando de su dinámica. Su velocidad punta es de 135 km/h, lo que te permite ir tranquilamente a velocidad de crucero, si por ejemplo tienes que desplazarte a diario a tu trabajo por carretera o autopista a velocidad de crucero de 120 km/h, ofreciendo además una cifra de consumo ajustada de 3,9 litros a los 100 km (homologada por la marca).

Una de las cosas que más nos ha gustado del Metropolis, es que en marcha y a velocidad de crucero apenas vibra, gracias en parte a los soportes del motor, pero también al hecho de llevar dos ruedas en el tren delantero. En ciudad se mueve con mucha soltura, incluso su anchura no es un problema para circular entre los coches. En carretera y en curvas, ofrece un comportamiento muy noble, a la vez que divertido, por la capacidad de inclinación que ofrece y la seguridad que transmite.

Las suspensiones traseras son algo rígidas, aunque los nuevos amortiguadores con cartucho de gas firmados por Paioli permiten que se puedan regular en precarga.

El Peugeot Metropolis 400 GT nos ha dejado muy buenas sensaciones, y es un triciclo que aconsejamos a todas aquellas personas que quieran comprarse una moto, quizás, sin haber conducido antes una, pues es lo más parecido a conducir un coche. Para aquellas personas que son “moteros”, los animamos a que lo prueben, y seguro les pasará lo mismo que a nosotros. Reticencia al principio, por el hecho de llevar tres ruedas, pero cuando le cojes el truco es muy divertido, a la vez que la seguridad que inspira hace que no pienses y sin va a llover o el pavimento está en mal estado.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Peugeot Motocycles
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here