Compartir

Audi se dirige de lleno hacia la electrificación de sus vehículos, y lo hace con un paso de gigante al introducir en el mercado al nuevo Audi e-tron, un SUV que evoca lo que la tracción quattro supuso antaño en cuanto a los avances que esta marca ha llevado a cabo en lo que a tecnología se refiere.

Este nuevo Audi, es el primero en conformar la ofensiva eléctrica que la marca llevará a cabo durante los próximos dos años, en los que prevén lanzar al mercado 5 vehículos eléctricos así como siete híbridos enchufables, siendo los próximos en llegar, el Audi e-tron Sportback, un coche con una carrocería sedán y apariencia de crossover, construido y desarrollado bajo una nueva plataforma específica, que junto al Audi e-tron GT, el que será sin duda el deportivo eléctrico de la marca, verán la luz en 2021.

Posteriormente, veremos al Audi Q4 e-tron, así como a una versión del Q2 eléctrica, pero que solamente estará disponible para el mercado chino. Según los responsables de la marca, será en 2025 cuando un 30% de sus ventas, deberán ser basada en su gama 100% eléctrica e híbrida, donde encontraremos a los Q5, A6, A7 y A8 hasta completar una gama que estará comprendida por nada más y nada menos de 30 modelos, y que estarán fabricados en la factoría que la marca ha construido en Bruselas, donde también se montan las baterías, mientras que los motores se fabrican en la fabrica de Hungría.

Volviendo al coche que ocupa estas líneas, el Audi e-tron, hablamos de un SUV a camino entre el Q5 y el Q7, que cuenta con unas medidas de 4,90 metros de largo y una anchura de 1,93 metros, con una capacidad para 5 ocupantes y un maletero de 600 litros de capacidad con posibilidad de ampliarse hasta los 1.725 litros, y otro pequeño huevo situado en la parte delantera bajo el capó, que permite dar cabida a unos 60 litros extra de capacidad.

Innovador y tecnológico, así es el Audi e-tron, el único coche del mundo capaz de cargar a 150 kWh, gracias a su batería de 95 kWh, lo que le permite obtener cargas rápidas de hasta el 80% de capacidad en tan solo 30 minutos. Estas cargas podrán llevarse a cabo a través de la red de recarga IONITY, que en 2020 prevé tener en marcha en Europa hasta 400 puntos de recarga situados a 120 kilómetros de distancia entre ellos, para facilitar así el uso de los coches eléctricos que allí podrán cargarse.

Para comodidad de los propietarios, Audi ha desarrollado el denominado Audi e-tron Charging Service, unificando con todos los proveedores de recarga su uso mediante una sola tarjeta y aplicación, lo que simplificará en el futuro el acceso a los mismos, a la vez que planificará rutas en las que podrás cargar tu e-tron, dentro de la futura red que la conformarán más de 72.00 puntos que serán operados por más de 220 empresas en toda Europa.

En lo que a diseño se refiere, los de Ingolstad han querido en todo momento que cuando veamos al e-tron por la calle sea fácilmente distinguible como cualquier otro Audi, aunque denotando un diseño más “eléctrico”. En la parte frontal encontramos la típica parrilla sigleframe, aunque en este modelo es más ancha y está situada en una configuración más baja que el resto de los SUV de Audi, además de que queda completamente cerrada por no tener que refrigerar a un motor de combustión, así como unos faros perfilados.

Quizás la vista lateral sea por así decirlo la que mas distingue el e-tron, cuyo diseño nos puede llegar a recordar al del Audi Q8 por su línea estilo coupé. En la zaga, vemos una delgada línea que une los pilotos traseros, dotados de tecnología LED igual que los delanteros y que dan cuenta, sobre todo de noche de la anchura del coche. Destacan también como no las llantas de 21” pudiendo pedir de forma opcional unas de 22”.

La toma de recarga se ha situado en la aleta delantera izquierda y su apertura está asistida. En breve, de forma opcional se podrá disponer de una segunda toma en la parte derecha del coche, facilitando así la posibilidad de poder cargar el coche en función de donde se sitúe el enchufe más próximo.

El habitáculo del Audi e-tron respira sobriedad, elegancia, pero sobre todo tecnología, heredada de sus hermanos mayores el Audi A8 y el Q8. Lo primero que salta a la vista tras abrir la puerta es el MMI Touch Response, así como el selector del cambio y las dos pantallas OLED situadas en las puertas para la vista de los retrovisores. Pocas son las diferencias que podemos encontrar en el interior del coche con respecto a los modelos de los que procede, salvo alguna grafía específica en el cuadro de mandos virtual cockpit o la pantalla del MMI desde la que se controla todo el sistema de infoentretenimiento, así como la configuración del coche.

Los asientos deportivos de esta unidad, como en todo buen Audi, ofrecen un mullido perfecto, en los que es fácil acomodarse gracias a los numerosos reglajes eléctricos que ofrecen. El puesto de conducción es muy amplio, de la misma forma que las plazas traseras, capaces de dar cabida a tres pasajeros.

En lo que a equipamiento se refiere, el e-tron ofrece 4 líneas diferentes de acabado, Básica, Advanced, Sport y Black Edition, cada una de ellas con elementos específicos, como llantas de 19”, suspensión neumática, faros Full LED, Audi Virtual Cockpit Plus, Audi Beams “e-tron”, Audi Virtual Mirrors, asientos deportivos Alcántara o el salpicadero tapizado en cuero entre muchos otros. Está disponible desde los 82.450€ en la versión Básica, pasando hasta los 115.030€ de la versión de lanzamiento denominada e-tron Edition One, de la que tan solo hay 2.600 unidades, y que coinciden con las de esta prueba, que cuentan un equipamiento muy completo y exclusivo, entre el que cabe destacar: el color Azul Antigua, molduras laterales de aluminio, llantas Turbina de 21”, Audi Beams “Edition One”, asientos deportivos, tapicería interior en cuero Valcona, techo panorámico, equipo de sonido Bang & Olufsen con 16 altavoces, faros Matrix LED, paquete de asistencia Tour y cámaras 360º, a lo que se suma el completo equipamiento de serie.

El e-tron dispone dos motores eléctricos, situados cada uno de ellos en uno de los ejes. El motor delantero desarrolla una potencia de 135 kW lo que equivale a 184CV con un par máximo de 309 Nm y en el eje trasero encontramos otro motor con una potencia de 165 kW equivalentes a 224 CV y un par máximo de 355 Nm. Sumar es fácil, así que si con ambos motores encontramos una potencia en conjunto de 300 kW (408CV) y de un par motor de 664 Nm, siendo esta cifra la más notable, sobre todo cuando sales desde parado, o decides llevar a cabo un adelantamiento.

En condiciones normales, el e-tron es un Audi con tracción trasera, ya que para arrancar solamente el motor trasero es el que se activa, hasta que demandamos mayor rendimiento, para el que motor situado en el eje delantero entre a funcionar también, o bien si en algún momento se detecta algún tipo de pérdida de tracción, es decir, tenemos un sistema de tracción integral, aunque ambos ejes no están conectados por un eje entre sí.

Estos motores disponen además de una función Boost, que podremos activar situando el selector del cambio en la posición S, para conseguir así que durante 8 segundos el e-tron entregue no solo el 100% de su potencia sino todo su par motor, lo que evidentemente comporta que la sensación de aceleración es brutal.

Sus prestaciones son acordes a lo que te esperas después de ver sus cifras de potencia, que permiten mover a este SUV con mucha soltura, y prueba de ello son los 5,7 segundos que precisa para acelerar de 0 a 100 km/h, o los 200 km/h que tiene como velocidad punta.

Para sacar lo mejor no solo en dinámica de conducción o eficiencia, o bien, y además para gestionar la autonomía, encontramos un selector de modos de conducción que nos permite escoger entre siete modos preseleccionados, de la misma forma que en los Audi de motor de combustión tradicional; Offroad, Allroad, Efficiency, Confort, Auto, Dynamic e Individual, presentado cada uno de ellos una gestión diferente para la conducción.

Volviendo de nuevo a la configuración del coche, y que no se vea mermado su comportamiento dinámico por el elevado peso, es aquí donde Audi ha conseguido equilibrar muy bien a todo el conjunto, situando la enorme batería de 700 kg en todo el fondo plano, lo que mejora el centro de gravedad y se traduce en mayor aplomo a la vez que hacen más estable al vehículo.

Esta batería, fabricada como os hemos comentado en la nueva factoría que la marca tiene en Bruselas, está compuesta por 36 módulos de 12 celdas y dispone de un ingenioso sistema de refrigeración, así como de una estructura propia que la protege ante posibles colisiones. Cuenta con una capacidad total de 95 kWh, lo que se traduce en una autonomía de hasta 400 kilómetros según el ciclo WLTP.

Sobre el papel, el volumen, tamaño y sobre todo el peso del e-tron (2.490kg) en vacío, deberían de entorpecer el comportamiento dinámico, pero nada más lejos de la realidad. Por una parte, la suspensión neumática adaptativa que es de serie para toda la gama evita que se produzcan balanceos innecesarios, sobre todo cuando conducimos por carreteras de montaña o abusamos de las curvas. Este sistema permite rebajar la altura de la carrocería desde los 172 mm hasta 76 mm, lo que nos deja un chasis más rígido a la vez que ofrece menos resistencia al aire, lo que evidentemente mejora el coeficiente aerodinámico, ergo beneficia a la autonomía.

Ahora bien, si lo que deseas es utilizar a este SUV fuera del asfalto, podrás elevar la suspensión hasta 35 mm con el modo offroad activado o bien con la función Lift hasta 15 mm más, con lo que ganamos una altura de 212 mm que nos permitirán no solo conducir por una pista de tierra sino además sortear obstáculos o vadear riachuelos.

Uno de los elementos que son claves para la recuperación de energía en el e-tron son sus frenos dinámicos, que permiten conseguir o regenerar hasta un 30% de su autonomía. Además, cabe destacar también que, gracias a un sistema de frenado por retención, tanto las pastillas como los discos apenas sufren desgaste, algo que es de agradecer a la hora de tener en cuenta el posible mantenimiento del coche. Por decirlo de alguna manera, el e-tron dispone de dos sistemas de frenado que se combinan entre sí, el regenerativo y el de fricción.

Mediante las tradicionales levas del cambio que encontramos en la parte trasera del volante es posible graduar el sistema de retención, ofreciendo tres niveles; en menor retención ideal para autopista por ejemplo se utiliza el modo a vela, con el nivel medio al dejar de pisar el acelerador notamos como el coche retiene un poco más, y con el tercer nivel llegamos a frenar, por lo que, durante tu conducción en muchos casos, solamente utilizas el pie del acelerador y no el del freno. Con este sistema, además, aprendes a gestionar las distancias en lo que a anticipación se refiere, cuando por ejemplo llegas a un cruce, un ceda o un semáforo.

Mención especial, aunque bien se merecerían un capítulo aparte, uno de los elementos que durante la presentación del e-tron en Vizcaya, así como durante la prueba causo mayor expectación, fue el sistema Audi Virtual Mirrors, que sustituye los tradicionales retrovisores tradicionales por dos cámaras, que proyectan la imagen en la parte más alta de las puertas en dos pantallas OLED de alta definición. En Audi aseguran que utilizado este sistema porque se mejora el coeficiente aerodinámico pasando de un 0,28 a un 0,27, lo que no parece mucho, pero que en un coche eléctrico suma en beneficio de la autonomía.

A priori, necesitas un pequeño tiempo de adaptación para cambiar el hecho de que cuando te giras en busca de un retrovisor en el lado izquierdo del coche, allí no hay más que una cámara, lo que te lleva a tener que bajar la vista a la parte más alta de la puerta, para encontrar la pantalla OLED, lo que se traduce claro está, en que pierdes algo de visión periférica en el exterior del coche. En la parte derecha, es quizás más cómodo encontrar y habituarse a mirar la pantalla.

Ahora bien, cuando las condiciones climatológicas son adversas, como por ejemplo en episodios de mucha lluvia o niebla, las cámaras y las pantallas OLED ofrecen mas visión, porque no se empañan ni retienen gotas de aguas, así que permiten seguir teniendo un básicamente una vista en la que puedes distinguir al resto de vehículos, así como cualquier obstáculo que tengamos en los laterales del coche.

La principal pega que encontramos es que el sistema para abatir las cámaras es manual y no eléctrico, lo que seguramente inste a los “cacos” a desear tener un recuerdo en su casa, o bien, seamos nosotros mismos sin querer los que con alguna columna o pared tengamos algún que otro susto, que se puede llegar a traducir en unos 2.000 euritos.

Audi nos había preparado una prueba que partió en el Aeropuerto de Bilbao, y que nos permitió conducir por básicamente todos los escenarios afines al e-tron, como la autopista, autovías y carreteras de montaña, donde comprobamos en cada uno de ellos el funcionamiento de este SUV, en el que reina el silencio cuando conduces y disfrutas entonces del echo de conducir a un coche 100% eléctrico. Los paisajes se sucedían uno tras otro y mientras disfrutábamos de los más de 60 kilómetros de ruta, viendo el mar, acantilados o zonas de bosque en las que, y como por anécdota se ha rodado algún que otro capítulo de la tan conocida serie Juego de Tronos, llegamos al espectacular Restaurante Azurmendi, situado en Larrabetzu a las afueras de Bilbao.

Como colofón a este evento, y tras conocer en una pequeña visita por Azurmendi los secretos de este impresionante edificio bioclimático, pudimos degustar un exquisito menú de 20 platos creado por el joven chef Eneko Atxa que acumula ya 3* Michelín, quien nos deleitó con una experiencia gastronómica en la que los cinco sentidos estuvieron a flor de piel durante nuestra estancia en Azurmendi.

Entendiendo la filosofía de sostenibilidad que se llevó a cabo en la construcción de este restaurante, integrado perfectamente con el paisaje que lo rodea, así como por la adopción de elementos únicos e ingeniosos como el sistema de calefacción geotérmico, encontramos un edificio pensado por y para el uso de la energía, de la misma forma que en el Audi e-tron.

Tanto su arquitectura como el hecho de que sea el primer restaurante sostenible de la Península Ibérica, se le ha reconocido como el Restaurante más sostenible del Mundo reconocido por el “World‘s 50 Best Restaurants”. Si queréis saber más sobre este increíble edificio, así como su chef, podéis visitar la web de Azurmendi.

En resumen, os podemos decir que el Audi e-tron, y aun habiendo llevado a cabo, las pruebas de sus más directos rivales como el Tesla Model X o el Jaguar I-Pace, nos ha parecido un SUV sensacional, equilibrado y capaz de gestionar su autonomía muy bien, gracias a los sistemas de los que está dotado, además de ofrecer un comportamiento dinámico que nada tiene que envidiar a los SUV de combustión de la marca como el Q5 o el Q7.

El e-tron, sin duda, da pie a una nueva era para la marca, que, en breve, y como os hemos contado al inicio de este artículo, llevará a cabo una ofensiva con más modelos, que traerán al presente el futuro de la electrificación de los vehículos.

Escrito por, Miguel Angel Solá