Compartir

Soy de los que piensa que, en la vida, no hace falta ponerle etiquetas a todo, porque la verdad es que hay infinidad de cosas que no se pueden etiquetar. Pues bien, Audi, cuando presento a la sociedad al Audi Q2, lo hizo con el hashtag #UNTAGABBLE, y ahí fue, cuando pensé que había alguien en este mundo que pensaba igual que yo!

La estrategia de marketing que llevó a cabo la marca fue genial desde que el Q2 se presentara en 2016 dentro del marco del Salón de Ginebra, aunque su diseño inicial partiera del concept Audi Crosslane Coupé presentado en el Salón de París de 2012.

El Q2 apareció en un momento dulce para la marca, donde con su gama Q, comprendida por los Q3, Q5, Q7 y por el recién llegado Audi Q8, copaba ya muchas de las ventas en el segmento tan reñido de los SUV, por lo que la aparición de este B-SUV, antes de aparecer sus más directos rivales dentro de su mismo grupo como el Volkswagen T-ROC, el Skoda Karoq o el SEAT Arona supuso abrir un nuevo camino a una clientela más joven, bajo el lema de un coche, que parecía ser incomprendido y como hemos dicho, difícil de etiquetar.

Enfocado como un SUV compacto pero premium, ha ganado adeptos en lo que a su vida comercial se refiere, haciendo mella entre sus más directos competidores, sobre todo por la gama mecánica que ofrece, donde podemos escoger entre motores muy eficientes como él es caso de nuestra unidad de pruebas que equipa el motor de acceso a la gama, un 1.6 TDI de 116CV, pasando por los motores TFSI de 116CV, los ya conocidos 2.0 TDI de 150CV o los 2.0 TFSI de 190CV, de los que todos ellos pueden estar asociados a una caja de cambios manual de 6 velocidades o bien a caja de cambios S tronic de 7 velocidades y con la posibilidad de incorporar el sistema de tracción quattro.

Para aquellos más rebeldes, Audi acaba de lanzar la versión SQ2, dotada de un motor de 4 cilindros que desarrolla una potencia de 300CV y un par motor de 400Nm, que permitirán mover con mucha soltura a este pequeño crossover, siendo esta la versión más radical que habrá.

El Q2 se presenta como una alternativa urbana, con la que claro está puedes llevar a cabo tus viajes cómodamente disfrutando del ADN de Audi en toda su esencia, y en este caso la versión 1.6 TDI ofrece unos consumos muy ajustados para disfrutar al volante sin que el consumo sea un impedimento.

Su diseño no pasa desapercibido, y prueba de ello es que el Q2 recibió el premio Automotive Brand Contest otorgado por el Consejo de Diseño Alemán en 2016, siendo este, uno de los galardones más prestigiosos que se le pueden otorgar a un automóvil en lo que a diseño se refiere. Para su construcción Audi ha recurrido a la plataforma MQB del Grupo Volkswagen, tomando como base la del A3 y el Q3, aunque con unas medidas de 4,19 metros de largo, una anchura de 1,79 metros y una altura de 1,51 metros. Su distancia entre ejes de 2,6 metros le confieren ese toque de coche urbano, capaz de dar cabida hasta 5 ocupantes y disponer además de un maletero con un volumen de carga de 405 litros.

La imagen que transmite es desenfadada, donde la parrilla single Frame toma un protagonismo que ensalza su imagen y le otorga un empaque deportivo a la delantera del coche, gracias también a sus ópticas rasgadas que le dan una mirada desafiante.

En el lateral destaca la alta línea de cintura, unida a los pasos de rueda muy marcados, así como los cortos voladizos y la línea que desciende del techo y que se integra en el montante del pilar C, que puede ser de diferente color de la carrocería para hacer un contraste perfecto, algo típico en algunos modelos la marca de Ingolstad.

En la zaga, elementos como las ópticas con tecnología LED, el difusor o el pequeño alerón superior remarcan ese carácter deportivo de un conjunto que transmite una imagen muy dinámica.

El habitáculo del Audi Q2 sigue la misma tendencia de la marca, donde la sobriedad y el minimalismo están muy presentes, a la vez que la tecnología, y prueba de ello, es que el pequeño Q dispone del Audi Virtual Cockpit (opcional), donde en una pantalla de 12,3” tenemos representado el cuadro de mandos que es totalmente personalizable por el conductor y que ya hemos tenido ocasión de ver en otros muchos modelos de la marca.

En lo que a equipamiento se refiere, el Q2 se presenta con tres líneas de acabados diferentes; advanced, design Edition y sport Edition, cada una de ellas equipadas con elementos específicos, estando disponible desde un precio a partir de 27.240 la versión Q2 Advanced 1.0 TFSI con cambio manual, lo que lo convierten en una opción muy atractiva dado su empaque premium frente a sus más directos competidores.

Nuestra unidad de pruebas, que se corresponde a la línea de serie Design Edition, y cuenta con un equipamiento de serie muy completo, en el que cabe destacar las llantas de 18” Audi Sport, calzadas con neumáticos en medida 215/50/18, indicador de presión de los neumáticos, climatizador, luz de marcha diurna LED, pintura de contraste, paquete de iluminación con tecnología LED, limitador de velocidad ajustable, Pres sense front, control electrónico de estabilidad (ESC), dirección progresiva o sistema Start-Stop con recuperación de energía entre otros. Opcionalmente encontramos el sistema de navegación MMI Plus, Audi Drive Select, Volante deportivo de tres radios multifunción, asientos deportivos tapizados en piel, asistente de luz de carretera “smart beam”, Audi Virtual Cockpit, Audi park assist o los faros con tecnología LED e intermitentes traseros dinámicos entre otros que engrosan la factura de este Q2 hasta los 39.455€.

Una de las cosas que se tiene que destacar de este pequeño Audi, es que ha conseguido 5 estrellas en las pruebas EuroNCAP, gracias no solo a su carrocería y chasis, sino a elementos como el sistema pre sense front que, gracias a un radar, reconoce aquellas situaciones que pueden ser peligrosas a la hora de conducir por ciudad en la que los peatones o el cruce de un vehículo por la parte delantera pueden detener al Q2 de forma automática para evitar, bien un atropello o  un impacto con otro coche.

Bajo el capó delantero, nuestra unidad de pruebas monta la mecánica de acceso a la gama del Q2, un motor de 4 cilindros diésel de 1,6 litros de 116CV, asociado a una caja de cambios S tronic de 7 velocidades, que hace gala de ser uno de los más eficientes del mercado, y prueba de ello son sus discretos 4,3 litros a los 100 km como cifra homologada por la marca. Posiblemente esta no sea la motorización más demandada, si bien es cierto que es muy eficiente, es algo justa para mover al Q2 en algunas situaciones, ya que su par motor de 250 Nm es algo justo, siendo entonces las alternativas con 150CV las más equilibradas.

Sus prestaciones son discretas, ya que precisa de 10,5 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, mientras que es capaz de lanzarse hasta loa 197 km/h sin problema.

En carretera, el Audi Q2, es un devorador de kilómetros. Cómodo para viajar, y dinámico para conducir en carreteras reviradas gracias a un conjunto de chasis y esquema de suspensiones que permiten sacar muy buen provecho a este pequeño SUV. Por autopista y autovía, basta accionar los sistemas de asistencia a la conducción para que el Q2 trabaje casi como un coche autónomo, en el que sólo tienes que ocuparte del volante, y tampoco en exceso, porque el sistema de mantenimiento de carril corrige la dirección si nota que involuntariamente sales de tu carril.

Quizás, y aunque esté concebido para ello, o al menos conceptualmente, dada sus medidas y sus cotas, es en las zonas offroad donde más se penaliza, dada su escasa altura al suelo. Todo y que es posible con las motorizaciones más potentes montar la tracción quattro, no es suficiente para poder disfrutar al 100% como si de un todo camino se tratara. Lo que si es cierto es que, gracias a la gestión del motor, y a la entrega de su par motor disponible desde bajas vueltas, podamos llevar a cabo ascensiones por cuestas o vadear algún que otro riachuelo sin problemas, o con la amenaza de quedarnos encallados en el barro.

Nuestra opinión sobre el Q2 es que Audi ha conseguido hacer un compacto con forma de SUV, y aunque su uso sea más puramente urbano que para hacer travesías, sabes que, en cualquier momento, es solo cuestión de tomar la decisión de salir de asfalto para disfrutar de esa esencia campera de este tipo de coches.

Habiendo puesto a prueba a sus más directos rivales, entre ellos los del Grupo Volkswagen o el que quizás sea su rival más directo el MINI Countryman, hemos encontrado que el Q2, tiene un empaque más premium que sus rivales, a la vez que una imagen más dinámica e innovadora, presentándose como una oferta diferente, a la que como os decíamos al inicio de la prueba, no se la puede etiquetar.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Audi España
  • Fotografías: Miguel Angel Solá