Compartir

Gracias a la cortesía del Concesionario Oficial Jaguar Land Motors, que pertenece a la red de concesionarios Quadis, nos hemos puesto al volante del primer vehículo completamente eléctrico de Jaguar, el I-PACE.

Jaguar ha puesto sobre la mesa a uno de los SUV eléctricos que marcarán un antes y un después para los británicos. Hablamos del Jaguar I-PACE, un coche que se postula como uno de los máximos rivales del ya conocido Tesla Model X y que llega en un momento especialmente bueno para la marca.

Con una autonomía de 480 kilómetros (WLTP), y un comportamiento dinámico sorprendente, Jaguar se mete de lleno en el segmento de los eléctricos que hoy tan de moda parece estar y del que poco a poco el número de clientes interesados en ellos, gracias a las autonomías que ya se empiezan a ofrecer a la par que cada vez parece haber más redes de carga, que te permitirían casi disfrutar de una autonomía infinita, parece aumentar progresivamente.

El diseñador del I-PACE ha sido Ian Callum, Director de Diseño de Jaguar, quien asegura haber partido de una hoja en blanco para diseñar este coche, teniendo en cuenta claro está su arquitectura de coche eléctrico, pero sin perder ni la imagen ni el ADN al que la marca nos tiene acostumbrados. En sus inicios y cuanto este empezó a plantear al I-PACE, comentó que “el I-PACE debía ser pensado, diseñado y concebido como un coche únicamente eléctrico, pero que este, no debía perder el sello de identidad de Jaguar, así como su esencia”.

Sus dimensiones no pasan desapercibidas, pues su talla de 4,6 metros, una anchura de 1.8 metros y una altura de 1.5 metros, le confieren un tamaño idóneo para ser un SUV polivalente con una gran capacidad de carga y que puede dar cabida en su interior a cinco adultos que podrán disfrutar además de un generoso maletero.

A nivel estético sorprende mucho la increíble distancia entre ejes del I-PACE (2.99 metros), que cuenta con una distancia entre vías de 1.627mm para el tren delantero y de 1.647 mm para el trasero. Lo bueno de contar con tanto espacio en la zona central del coche, es que esto se traduce en una muy buena habitabilidad a la vez que mejora el centro de gravedad, que unido al hecho de que las baterías están situadas en el fondo plano del I-PACE, ayudan a mejorar más si cabe su comportamiento dinámico.

Los estilizados faros LED del I-PACE que incluyen el signo distintivo “J Blade”, le confieren a la delantera del coche un diseño futurista a la vez que deportivo, gracias también a los prominentes pasos de rueda que le confieren una imagen dinámica a todo el frontal. En el lateral, destaca la línea de media cintura que marca el inicio y el final del coche, así como las llantas que pueden ser desde 18 hasta 22 pulgadas, así como las manetas de las puertas que se esconden cuando nos ponemos en marcha.

La zaga, esta concebida bajo lo que podríamos decir que es un ejercicio de perfecto diseño, donde destaca la línea del portón trasero a la vez que los faros LED integrados en este y el difusor trasero, que no está ahí solamente por una cuestión estética, sino que es el encargado de canalizar el aire bajo el coche para mejorar así su resistencia al aire.

Versiones y acabados del Jaguar I-PACE

El Jaguar I-PACE se ofrece en España con tres niveles de acabado diferentes y cada uno de ellos con un equipamiento específico, denominados S, SE y HSE.). Para los colores de la carrocería disponemos de 12 tonalidades diferentes con diferentes terminaciones (perlada, metalizada o sólida), así como una exclusiva pintura Photon Red que es exclusiva de los modelos First Edition.

En el acabado S, encontramos entre otros elementos, múltiples airbags, DSC, RSC, EBA, ABS, EPB, faros LED, detalles en Gloss Black, sensor de lluvia y luces, llantas de 18 pulgadas, TPMS, climatizador bizona, iluminación ambiental, asientos en Luxtec con regulación eléctrica (8 pos.), tracción total, ASPC, EPAS, arranque en pendiente, acceso y arranque sin llave, pantalla interactiva Touch Pro Duo 12,3” con navegación, 6 USB y sistema de sonido Meridian, entre otros. El acabado SE añade al equipamiento anterior, llantas de 20 pulgadas, faros LED Premium con luces de conducción diurna distintivas, portón trasero eléctrico, retrovisores exteriores térmicos con plegado eléctrico, memoria y luces de aproximación, asientos Sport de piel Grained con regulación eléctrica (10 pos.) y Drive Pack con control de crucero adaptativo con Stop & Go, sistema de frenado de emergencia de alta velocidad y asistente de ángulo muerto.

Por último, el acabado HSE que se corresponde con el de nuestra unidad de pruebas, incluye adicionalmente, faros Matrix LED, portón trasero eléctrico con función manos ocupadas, asientos Sport de piel Windsor calefactados y refrigerados con 18 movimientos y función de memoria, asientos traseros calefactados, sistema de sonido Meridian Surround y Driver Assist Pack con control de crucero adaptativo con asistencia a la dirección, sistema de frenado de emergencia de alta velocidad, sistema de cámaras Surround de 360° y asistente de ángulo muerto.

En lo que a materia de seguridad y asistencia a la conducción se refiere, las tres gamas de acabado incluyen la frenada de emergencia, el reconocimiento de señales de tráfico con limitador de velocidad adaptativo, cámara trasera y Park Pack (cámara 360°, monitor de tráfico marcha atrás, detección de salida libre de obstáculos y Park Assist), entre otros.

Opcionalmente disponemos de múltiples extras entre los que cabe destacar el techo panorámico fijo, el Head Up Display, las luces antiniebla delantera, la suspensión neumática, el climatizador cuatrizona, la llave-pulsera, el HomeLink o el Adaptive Dynamics entre muchos otros elementos.

Un habitáculo premium y muy tecnológico

Si el Jaguar I-PACE sorprende ya por su diseño exterior, el habitáculo es otra de las cosas que te agradará, donde la luz parece ser la protagonista, gracias al techo panorámico opcional que ocupa básicamente toda la superficie y que es capaz de absorber los rayos ultravioletas.

La calidad de materiales es perceptible, de la misma forma que en cada uno de los Jaguar que hemos tenido ocasión de poner a prueba, el I-PACE, ofrece un habitáculo premium sin parangón.

El sistema de infoentretenimiento Touch Pro Duo, que fue estrenado en el Range Rover Velar, dispone de dos pantallas táctiles de 10” que combinan su uso casi totalmente digitalizado con unos mandos rotatorios para el sistema de climatización, así como con algunos botones que encontramos a los lados del hueco pensado para dejar el smartphone en la consola central, donde se sitúan los pulsadores para accionar el cambio.

Tras el volante, encontramos un cuadro de mandos completamente digital y que es personalizable por el conductor, donde podemos ver proyectada toda la información necesaria para gobernar al I-PACE, además del modo de conducción seleccionado, el gestor de consumo o la indicación de la navegación.

El sistema de navegación es predictivo, es decir, que, al introducir una dirección de destino, el sistema nos informa de la capacidad de la batería con la que llegaremos, así como nos dice si hay puntos de recarga por el camino.

Destacar, que el sistema de climatización del Jaguar I-PACE, bien merecería un capítulo aparte, ya que dispone de una bomba de calor de alta eficiencia, encarga de obtener el aire caliente no solo del exterior del coche, sino además de todos los sistemas eléctricos del mismo, lo que mejora claro está su eficiencia a la vez que el consumo de la batería.

En la parte trasera encontramos los asientos que están dispuestos para ofrecer tres plazas, aunque la central no será igual de cómoda como la de los laterales, no tiene en los pies túnel central, lo que facilita que pueda ser ocupada hasta por un adulto. El maletero por su parte ofrece unos muy generosos 656 litros de capacidad, que fácilmente pueden ser ampliados hasta los 1.453 si abatimos los respaldos de los asientos traseros. Este dispone de formas muy regulares y ofrece un pequeño doble fondo a la vez que accionamiento eléctrico para el portón o la posibilidad si disponemos del sistema de suspensión neumática de poder bajarlo o subirlo para facilitar la carga del mismo. Pero este no es el único maletero del coche, ya que, en la parte delantera, encontramos un segundo maletero con una capacidad de 27 litros, ideal, por ejemplo, para guardar el cable de carga.

Su motor eléctrico

La parte mecánica del I-PACE está compuesta por dos motores eléctricos situados cada uno de ellos en un eje, que desarrollan en conjunto una potencia de 400 CV (294 kW). Esta configuración lo convierten en un coche con tracción a las cuatro ruedas, a través de una transmisión epicicloidal, que trabaja con un diferencial electrónico que reparte constantemente la potencia según la circunstancia de conducción.

Como buen coche eléctrico que es, sus prestaciones son merecedoras de mencionar, ya que acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 4,8 segundos, y es capaz de lanzarse hasta los 200 km/h con extrema facilidad, todo ello dejándote literalmente pegado al asiento, pues la sensación de recibir la potencia desde el inicio es brutal. Y esto no es para menos, sobre todo si tenemos en cuenta que tenemos bajo el pie derecho 400 CV y 696 Nm de par, capaces como demuestran estas prestaciones de mover con mucha soltura las 2,2 toneladas que lastra.

El almacenamiento de energía del I-PACE se efectúa en una batería de iones de litio situada en el plano del coche, de 432 celdas y 90 kWh, refrigeradas por líquido y fabricadas en aluminio ligero que han sido desarrolladas íntegramente por Jaguar, y que ofrece una autonomía de hasta 480 km según el ciclo WLTP. El sistema de carga de las mismas se puede efectuar mediante Corriente Alterna (CA) o Corriente Continua (CC).

Utilizando un super cargador de 100 kW, podríamos cargar la batería hasta el 80% en tan solo 40 minutos, o sacar un rango de conducción para 100 km en 15 minutos. Si instalamos en nuestra casa u oficina el Wallbox de Jaguar de 7 kW, el tiempo de carga de la batería hasta el 80% aumenta hasta las 10 horas, o hasta las 13 horas para hacer una carga completa de un 100%, lo que evidencia este tipo de carga para poder acogernos a las tarifas de carga nocturnas de las eléctricas que son más reducidas.

Como se conduce al Jaguar I-PACE

Conducir un coche eléctrico, requiere de un pequeño periodo de adaptación, por ello en Jaguar, y para aquellos clientes que no estén acostumbrado a ello, ha decidido utilizar en el I-PACE, el selector de modos de conducción, ofreciendo tres programas predeterminados (ECO, Confort y Dynamic), siendo este último el más curioso de todos, ya que ofrece un sonido artificial en el interior del habitáculo parecido al de un motor V8 para dar una sensación de realismo de conducción, aunque y para disfrutar de lo que todo el mundo pretende de un eléctrico, que es conducir sin prácticamente escuchar nada, esta función se puede desactivar.

La suspensión neumática, no solo juega un papel fundamental para poder circular de forma más cómoda o dinámica, sino que ofrece una ayuda autónoma para mejorar la aerodinámica, por ello, cuando conducimos a una velocidad superior a 105 km/h, reduce la altura del suelo en 10 milímetros, para conseguir así menor resistencia al aire, algo que las manetas de las puertas hacen también al esconderse.

El equipo de frenos del Jaguar I-PACE está compuesto por discos ventilados en ambos ejes, de 350 milímetros de diámetro en el eje delantero y 325 milímetros en el trasero, que cumplen su cometido de forma sensacional, ya que carecemos a la hora de conducir de la retención de un motor de combustión, siendo además bastante infatigables, sobre todo en conducción deportiva. Ahora bien, gracias al sistema de frenada regenerativa del I-PACE, podrías conducir tranquilamente por ciudad, sin tener que tocar el pedal del freno para nada, ya que podemos obtener frenadas en el modo más intenso equivalente a 0,4g.

Está claro que, en condiciones normales, bien sea conduciendo por la ciudad, en carretera o en autopista, conducir un coche eléctrico como el Jaguar I-PACE hace las delicias de cualquier. La suavidad con la que se mueve, el silencio y el hecho de ser un coche muy confortable hacen que enseguida te acostumbres a lo bueno. Pero la sorpresa de este coche es que ofrece un comportamiento dinámico tan bueno, que te hace olvidad en ocasiones que vas a los mandos de un coche eléctrico y de un SUV, pues se poder ir muy rápido trazando curvas de montaña, como si estuvieras a los mandos del Jaguar E-Pace, que también ha pasado ya por nuestra redacción, lo que nos da una cierta idea de comparación entre ambos modelos.

Nos hubiera gustado, hacer una prueba offroad con el I-PACE, ya que aptitudes para salirse del asfalto tiene, y según hemos leído en la prueba de otros compañeros, parece desenvolverse con mucha soltura en un terreno que pensarías que para un coche así es inaudito, pero así es, ya que como dato a tener en cuenta es el de su capacidad de vadeo de hasta 500 mm. Claro está que la suspensión neumática aquí juega un papel importante, ya que puedes pasar a tener una altura libre al suelo de hasta 90 mm para sortear así, lo que puedas llegar a encontrarte circulando por ejemplo por una pista forestal, o bien, para circular por el hielo o la nieve.

Conclusiones

No pudimos llevar a cabo una prueba de consumo como nos hubiera gustado, por cuando recogimos el coche, teníamos a nuestra disposición un 80% de la carga de la batería, además de que solamente lo tuvimos en nuestro poder durante 14 horas. Aun así, conseguimos hacer 256 kilómetros devolviéndolo con el indicador de la batería en un 17% de carga.

Después de haber probado al Tesla Model X, su más directo rival, nos atrevemos a decir que el I-PACE es mucho más dinámico que el Tesla, sobre todo en carreteras de curvas, donde su menor peso juega a su favor. En lo que a acabados se refiere, el británico brilla como lo hace en cada uno de sus modelos, y que parece haberse puesto, y nunca mejor dicho, las pilas en lo que a tecnología se refiere.

 Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos