Compartir

Daremos comienzo esta prueba, diciendo que el Hyundai Kona eléctrico ha sido en verdadero éxito para la marca, desde que viera la luz en 2018, con más de 140.000 unidades vendidas en todo el mundo, lo que les ha llevado a iniciar su producción en su planta de la República Checa para poder cumplir sus objetivos con el público europeo. Dato para tener en cuenta es que este Kona ha sido el segundo modelo eléctrico más vendido en 2021 en nuestro país.

En febrero de 2021, en plena pandemia, Hyundai presentó a la segunda generación de este superventas, un coche 100% eléctrico que ha sabido cautivar a aquellos clientes que renunciando a la “marquitis”, algo típico entre las marcas generalistas, han querido tener un coche comprometido con la sostenibilidad con un precio y un equipamiento del que pocos pueden presumir.

Este nuevo modelo ha crecido como sus hermanos con motor de combustión. Ahora es 40mm más largo que antes y en lo que a diseño se refiere que a nivel exterior, básicamente podemos ver un nuevo frontal completamente rediseñado, en el que encontramos una parrilla completamente carenada y un paragolpes que acoge a la nueva firma lumínica representada como no, por unos grupos ópticos LED. En la parte trasera, encontramos unos nuevos pilotos, así como un paragolpes también rediseñado.

Habitáculo ergonómico y tecno

En el habitáculo también hay cambios notables, y son más de tecnología, ya que encontramos dos pantallas de 10,25”, una tras el volante a modo de instrumentación, y la segunda en la parte alta de la consola central desde la que se controla el sistema de info entretenimiento siendo compatible con cualquier smartphone de última generación.

Algo que nos sorprende gratamente y en parte no, es que aun teniendo dos Displays de gran tamaño, encontramos todavía innumerables botones que quizás se podrían haber ahorrado, como los de los accesos directos a las funciones básicas como la navegación o el audio, así como los del sistema de climatización que podría haberse integrado también en esta nueva pantalla táctil como los botones situados tras el selector del cambio. En fin, en unas marcas esto lo han llevado a cabo, y al final resultan más cómodos los botones, a la vieja usanza.

El Hyundai Kona electric, puede controlarse de forma remota a través de la aplicación Bluelink de la marca, que permite entre otras cosas ver el estado de carga de la batería, la autonomía o precalentar o enfriar el habitáculo entre otras funciones.

Los plazas delanteras del Kona son muy confortables, tanto para uso diario como para viajar, eso si, los asientos no están preparados ni destinados para uso en conducción deportiva que a priori tampoco es el objetivo de este coche.

Las plazas traseras bien de espacio con respecto a las delanteras, pero son algo estrechas, lo que dificulta bastante que en esta parte del coche puedan viajar tres personas. El maletero por su parte tiene una capacidad de 332 litros, lo que no es mucho dado su tamaño y de 1.114 litros con los asientos traseros abatidos.

Motor y baterías

Los nuevos Hyundai Kona están disponibles en dos versiones; una con una potencia de 100 kW (136CV) con una autonomía de hasta 305 kilómetros (WLTP) y otra versión más potente, la que equivale a nuestra unidad de pruebas con una potencia de 150 kW (204CV) y una autonomía de hasta 484 kilómetros. La primera de ellas sin opcionales tiene un atractivo precio de salida de 25.140€ y la segunda de 29.140€ lo que convierten a este coche si consigues la subvención del Plan Moves es una verdadera “ganga” con respecto a su competencia, sobre todo, si valoramos como antes hemos comentado la relación calidad/precio/equipamiento.

Existen tres líneas de equipamiento, cada una de ellas con una dotación muy completa; Maxx, Tecno y Style, esta última equipada en la versión probada, incluye básicamente todos loe elementos sin dejar apenas opcionales, dónde encontramos luces LED, techo solar, llanta de 17”, asientos delanteros y traseros calefactables, volante de cuero, climatizador automático, dos pantallas de 10,25”, control de crucero, selector de modos de conducción, sistema frenada de emergencia, sistema de sonido KRELL o la lleva inteligente entre muchos otros. Todo ello por un precio de 46.350€ o de 35.640€ con descuentos aplicados según el configurador de la marca.

Este Kona acelera de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y tiene la velocidad limitada a 167 k/h. Ofrece un par motor de 395 Nm que mueven con muchísima soltura a un conjunto que lastra ….

Este Hyundai Kona monta una batería de 100 kW, así que con un cargador de 100 kW pasa a cargarse del 10 al 80% de su capacidad en 47 minutos, mientras que con uno de 50 kW tarda 64 minutos. En una toma convencional de 11 kW tardaría menos de 7 horas en cargarse hasta el 100% mientras que, en uno de 7,4 kW, o lo que podría ser una toma de enchufe en casa la podríamos cargar en algo más de 9 horas.

Durante nuestra prueba, recorrimos con el Hyundai Kona Electric 674 kilómetros y tan solo lo cargamos dos veces. Una de ellas en un cargador Repsol con una carga de 46 kWh y la otra en el enchufe de nuestro garaje. El consumo medio que obtuvimos durante nuestra prueba fue de 16,9 kWh, cifra que no está nada mal, teniendo en cuenta que el escenario por el que condujimos fue la ciudad o entornos urbanos.

De la misma forma que los modelos de combustión de la marca, esta versión del Kona ofrece tres modos de conducción (Eco, Normal y Sport), y la verdad es que de los eléctricos que hemos probado hasta ahora, es el que más acentúa tres formas diferentes de conducirlo. Desde la más sosegada en el modo Eco hasta una que lo convierten en todo un deportivo con el modo Sport, dónde su 400 Nm de par motor, ofrecen un empuje bestial. Además de estos tres modos de conducción existen tres modos de retención que se seleccionan accionando las levas que encontramos en el volante, siendo el tercer nivel el que te permite casi caso conducir como se suele decir en el argot de los eléctricos, con el “One pedal”, sobre todo en ciudad.

Los modos de conducción también actúan sobre uno de los elementos que más energía consumen en los coches eléctricos, que es el sistema de climatización que tiene dos modos de funcionamiento predeterminados a través de los modos Eco y Normal. En el caso de optar por un cuarto modo, el ECO+, pensado para cuando el nivel de la batería es muy bajo, la climatización solo funciona como ventilación, a la vez que se limita la velocidad máxima en 90 km/h.

Su dinámica de conducción no es muy diferente a la de cualquier SUV del segmento C, los de tamaño medio incluso a sus hermanos de combustión. Así que esos 300 kg de lastre que lleva de las baterías no son un impedimento para que este coche no sea dinámico, sino más bien lo contrario, ya que el hecho de la posición de estas y que estén repartidas por el suelo del KONA entre ambos ejes, hacen que tenga un centro de gravedad equilibrado, lo que se transmite en un aplomo bastante bueno teniendo en cuenta que este coche no tiene ninguna connotación deportiva, ofreciendo un paso por curva elevado a la vez que un aplomo de compacto.

Conclusión

Es la segunda vez que nos ponemos al volante del Hyundai Kona Electric, y la verdad es que nos ha vuelto a sorprender. Primero por que el rediseño que han llevado a cabo en la marca le sienta genial, quizás incluso ha mejorado su imagen con respecto a la anterior generación, y segundo, por que relación calidad/precio/autonomía, este coche es una gran opción para tener en cuenta para adentrarse de lleno en el mundo de los vehículos eléctricos.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Hyundai España
  • Ajuntament de Sant Martí Sarroca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here