Compartir

Que los SUV de estilo coupé están de moda es algo que nos podemos obviar, y de la misma forma que los apasionados del mundo del automóvil sabemos esto, en las marcas lo saben también. Porsche ha sabido sacar partido a esta moda, siendo de los que se han unido en crear un subsegmento al que con el Cayenne había ganado muchos clientes con uno de los todo caminos premium con más trayectoria.

Gracias a la cortesía de Centro Porsche Barcelona, hemos tenido ocasión de ponernos al volante del Porsche Cayenne Coupé, en su versión de acceso por así decirlo, dotada de un poderoso motor V6 turboalimentado que rinde 340CV.

Porsche dispone ahora de dos variantes de este exitoso SUV, el Cayenne, siendo la del Coupé la que dará ese plus de deportividad a un segmento en auge que brilla por  unas exitosas cifras de venta que ha llevado a que otras marcas como Audi tengan en su  haber al Q8 con el que comparte elementos de estructura o mecánicos, en BMW al X6 o en Mercedes al GLE Coupé.

El Porsche Cayenne Coupé ofrece 13 milímetros más de longitud, 18 mm extras de anchura y 20 mm menos de altura que el modelo del que procede, dado su carácter más deportivo que está latente en su diseño, mostrando un aspecto más atlético que el Cayenne Convencional, gracias a todos aquellos elementos que han tenido que modificarse para que así sea como los hombros que crecen 18 mm en la parte trasera.

Tanto el pilar A como el parabrisas, así como el montante delantero están en una posición más inclinada para rebajar así en 20 milímetros la altura del techo. El portón trasero es de nueva concepción y destaca el alerón activo eléctrico que hay como prolongación del techo. El paragolpes trasero también ha sido modificado, y en la versión coupé alberga la matricula mientas que en la versión normal está situada en el portón trasero, mientras que el marcado difusor trasero da cabida a las dobles salidas de escape, que en esta unidad eran parte del equipamiento deportivo opcional.

Otra de las novedades que podemos encontrar en este Cayenne Coupé es el techo panorámico de cristal que ofrece una superficie acristalada de 2,16 m2 de serie, aunque en nuestro caso, encontramos un techo de fibra de carbono que reduce en 21 kg el peso de todo el conjunto lo que se traduce en un mejor comportamiento dinámico gracias al hecho de que se reduce el centro de gravedad de todo el coche. Este techo forma parte de un paquete opcional de construcción ligera, que suma además el paquete Sport Design e incluye unas de preciosas llantas 22 pulgadas con unos neumáticos en medidas …. , así como la tapicería y las inserciones en el interior de alcántara y carbono.

Un habitáculo premium y con guiños al pasado

Tras abrir la puerta, entramos en un universo premium, donde el diseño y la calidad de los materiales conjugan a la perfección. Los asientos deportivos de nuestro Cayenne Coupé están tapizados en la tela “pata de gallo” combinada con piel, guiño a los primeros 911 de los años 60, contraste que nos ha encantado por darle un toque retro. Estos asientos disponen de 14 reglajes eléctricos con los que fácil es encontrar una buena posición de conducción a la par que sujetan el cuerpo en cualquier situación de conducción.

El cuadro de mandos y salpicadero es casi idéntico al del nuevo 911. Se presenta un cuadro al más estilo Porsche con las míticas 5 esferas presidiendo como no la del cuentarrevoluciones que a diferencia de las otras cuatro es analógica.  La pantalla del PCM de 12,3” con resolución FULLL HD que ha sido importada del Panamera, desde ella se maneja todo el sistema de infoentretenimiento a la vez que diversos parámetros de configuración del coche, siendo compatible con el sistema Apple CarPlay de la que tenemos que decir que su sistema de navegación es de los mejores del mercado. En la parte más baja encontramos los mandos del climatizador, así como el selector del cambio Tiptronic, que a los lados dispone varios botones hápticos para controlar diversas funciones.

El volante deportivo multifunción incorpora el mando rotatorio que nos permite acceder a los diferentes modos de conducción, así como a la función Sport Response, que durante 20 segundos nos permite obtener un plus de potencia adicional.

En la parte trasera encontramos una configuración para dos plazas, siendo opcional las 5 plazas. La banqueta de estos asientos rebaja su altura en 30 milímetros, para evitar que las personas altas toquen con la cabeza en el techo, aunque el desplazamiento longitudinal se ha tenido que eliminar los respaldos si son regulables. En lo que al maletero se refiere este SUV dispone de 625 litros de capacidad, o lo que es lo mismo, 145 menos que un Cayenne convencional.

Completo equipamiento de serie

Como no podía ser de otra manera el Cayenne Coupé ofrece de serie un equipamiento muy completo. Elementos como el auto-Hold, Porsche Hill Control (PHC), techo panorámico, Paquete Sport Chrono, faros delanteros y traseros LED, climatizador de 2 zonas, configuración de 4 asientos, asistente de frenado automático, KeylessGo, cámara marcha atrás, control automático de velocidad, volante deportivo, PCM con modulo navegación online con conectividad para Apple CarPlay o el portón del maletero con apertura y cierre eléctrico son muchas de las cosas que podemos encontrar.

El equipamiento opcional de nuestra unidad de pruebas, estaba compuesto por un largo listado elementos entre los que cabe destacar el Color Negro Jet metalizado, Paquete Sport (llantas de 22”, techo de alcántara, volante deportivo, paquete carbono interior, techo carbono), Suspensión Neumática adaptativa, Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC), sistema de escapes deportivos, luces Matrix LED y Porsche Dynamic Light System Plus, asientos delanteros deportivos o el sistema de sonido Bose Surround entre otros que incrementan la factura hasta unos 135.000€.

Mecánicas disponibles

El Porsche Cayenne Coupé está disponible en cinco versiones en el configurador de la marca; el Cayenne Coupé que hoy ocupa nuestra prueba con un motor V6 de 340CV, el Cayenne S Coupé con el mismo motor pero con 441CV, la versión más potente Turbo con un motor V8 de 549 CV y dos versiones híbridas, el E-Hybrid de 462 CV y una más potente denominada Turbo S-Hybrid con 680 CV de potencia, siendo esta la más potente de toda la gama.

Nuestra unidad de pruebas monta el propulsor de 6 cilindros turboalimentado de 3.0 litros que rinde una potencia de 340 CV entre las 5.300 y las 6.400 rpm, es decir casi nunca, y ofrece un par motor de 450 Nm, disponibles entre las 1.340 y las 5.300 rpm, es decir casi siempre. Este motor está asociado a una caja de cambios Tiptronic S de 8 velocidades (convertidor de par ZF), cuyo funcionamiento podríamos tildar de perfecto, y sin ningún, pero, ni siquiera cuando necesitas en modo automático demanda de potencia, haciendo uso del quickdown en el acelerador, siendo en ese momento en el que muchos cambios no entienden que quieres hacer y no reaccionan con la rapidez que debieran, algo que en este coche es prácticamente imperceptible. Además, cuenta con la función Launch Control.

Para garantizar una tracción óptima en cualquier circunstancia de conducción, encontramos el sistema de tracción total Porsche (PTM), que funciona a través de un sistema multidisco controlado electrónicamente, así como dispone de un diferencial de frenado automático (ABD) y control de deslizamiento limitado. Este sistema prima la tracción a las ruedas traseras, salvo cuando de forma automática interpreta a donde tiene que enviar la tracción ofreciendo hasta un reparto del 50% a cada uno de los ejes.

En lo que consumos se refiere este motor homologa como consumo medio (WLTP) unos generosos 11,6 litros a los 100 kilómetros, cifra a la que nosotros durante nuestra prueba nos acercamos bastante con una media de 13,7 litros, teniendo en cuenta que para ello condujimos por diferentes escenarios. Sus prestaciones son acordes a lo que esperas en un Porsche con 340CV, ya que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,0 segundos y de lanzarse hasta los 243 km/h.

Dinámica de conducción y elementos imprescindibles

El Porsche Cayenne Coupé está pensado para ser utilizado con un SUV Coupé, con lo que ello conlleva, es decir, para sacar a relucir el ADN deportivo de una marca que lleva muchos años haciendo deportivos. Es por ello, que este coche está pensado para ofrecer una experiencia dinámica, que pocos SUV son capaces de transmitir.

El esquema de suspensiones compuesto por un sistema multibrazo en ambos trenes, así como por el sistema de estabilidad Porsche Stability Management (PSM) y la suspensión con muelles de acero que incluyen el Porsche Suspensión Management (PASM), hacen que el Cayenne Coupé se enfrente a cada una de la entrada de las curvas, sin apenas acusar ninguna inercia típica de los coches de este tamaño y peso. Siempre os diremos que hay algo que nos encanta, y es jugar con los pesos en las pruebas que hacemos con este tipo de SUV deportivos, porque la verdad es que son muy agradecidos a la hora de conducir de forma deportiva.

Ahora bien, el opcional que sin duda si adquieres un Cayenne Coupé tienes que equipar es el sistema PDCC, Porsche Dynamic Chasis Control. Este sistema utilizas unas barras estabilizadoras activas ubicadas en ambos ejes que compensan la inclinación de la carrocería al trazar las curvas, elevando la parte inferior del coche para obtener un giro más plano lo que se traduce en una precisión milimétrica y más rápida, así como el bloqueo del diferencial trasero con regulación electrónica o Porsche Vectoring Plus. Con estas dos chucherías el Cayenne Coupé puede llegar a ser tan efectivo en su paso por curva como su primo el Lamborghini Urus.

Otro de los elementos que permiten sacar mejor rendimiento al Cayenne Coupé es el sistema de frenos, que está compuesto por unos discos en medidas 350 mm para el tren delantero con piza de 4 pistones y de 330 mm para el trasero con pinzas de dos pistones, siendo bastante infatigable y capaz de detener contundentemente a un conjunto que lastra 2.100 kg de peso. Para aquellos a los que les guste llevar un tanto más este elemento al límite de forma opcional encontramos los PSCB, unos discos de acero recubiertos con carburo de tungsteno, que elevan la medida de los discos a unos generosos 415 mm para el eje delantero y de 365mm para el trasero, aunque el culmen serían los discos PCCB (carbocerámicos) en la misma medida, aunque para eso hay que dejar 10.000€ extras.

Está claro que llevamos un Porsche, y que la deportividad está bien servida, pero ¿qué tal la comodidad y el confort?, nosotros nos atrevemos a decir que sublime. Este coche está concebido como un SUV de talante deportivo, pero en ningún momento nos hace olvidar que es el hermano “malo” del Cayenne con el que bien podrías hacer una sesión de entrenamiento y un WOD (Work of the Day) en Intercrossfit,  y que, como tal, es un gran viajero en el que se ha pensado también en ofrecer comodidad a cada uno de sus ocupantes, para disfrutar por ejemplo de un viaje que te lleve a visitar las Bodegas Pere Ventura.

Si decides aventurarte a utilizar al Cayenne Coupé como un todo caminos sus cifras lo avalan, ya que dispone de una capacidad de vadeo de 500 mm, ángulo ventral de 18, 7º, altura máxima al suelo de 210 mm y de una altura máxima con la suspensión adaptativa en el modo todo terreno de 245mm, lo que permite sortear obstáculos o circular por zonas rocosas, así que salirte del asfalto es tan solo una decisión que tomar.

Hemos tenido ocasión de poner a prueba al Porsche Macan, que en su día ya nos pareció mucho más dinámico que el Cayenne, pero la sensación que hemos tenido con este Cayenne Coupé, la hemos tenido al volante de muy pocos SUV, por la efectividad que demuestra en conducción deportiva y por las reacciones tan sensaciones que ofrece todo el conjunto. Cierto es que no es barato, pero al final como todo, la exclusividad tiene un precio.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos