Compartir

MINI se ha puesto las pilas, y nunca mejor dicho, en el proceso de electrificación de sus vehículos. Si hace unos meses vimos la puesta en escena del MINI Countryman SE, ahora podemos disfrutar ya del MINI Electric en la mítica carrocería Hatch de 3 puertas.

Hablar de la movilidad eléctrica es algo que está en boga, ya que llevamos varios años escuchando cuales son los planes de todas las marcas para el futuro, donde 2025 es una clara meta, a la que todos pretende llegar con un amplio abanico de posibilidades dentro de su gama, y tanto MINI como BMW su matriz no quieren ser menos.

Este MINI, no es el primer eléctrico de la marca, ya que en el año 2008 ya se lanzó un prototipo que serviría para recoger datos, ideas y configuraciones que posteriormente se utilizaron para el desarrollo del BMW i3 y el BMW i8, precursores en el proceso de electrificación de la marca y que tan buen resultado han dado.

Oficialmente el MINI electric se dio a conocer en julio de 2019, para posteriormente en el mes de octubre fuera presentado a la sociedad. Desde entonces, todos hemos ansiado ver a este nuevo MINI en los Concesionarios, que por desgracia llegó justo en el periodo en el que empezó la pandemia del COVID-19, por lo que ha sufrido también el confinamiento al que nos hemos tenido que someter todos.

Pero no por ello, deja de ser un coche esperado por los entusiastas de la marca, a los que parece que el MINI Cooper de 3 puertas, les encanta, tanto, que están dispuestos a pagar más que por un coche similar, aunque este sea más pequeño y nos disfrute de la autonomía de algún que otro rival que incluso podría costarte menos.

Hablar de MINI es hablar de pasión. Es una de aquellas marcas, que no tiene rival, en el sentido propio, de que quien quiere un MINI, solo quiere un MINI, y esto está claro que juega a favor de la marca.

Diferente pero similar al resto de gama

Pocos son los elementos que identifican a esta versión 100% eléctrica del MINI de combustión convencional, como la parrilla frontal carenada, las originales llantas de diseño asimétrico o el tono flúor que adorna el exterior del coche. Otro pequeño detalle para tener en cuenta, y que quizás pase más por un tema técnico que estético, es que la carrocería luce una altura de 18 mm superior.

En el habitáculo se sigue la misma tónica que en el exterior, así que básicamente la principal diferencia la encontramos en el panel de instrumentos que en esta versión es 100% digital a través de una pantalla de 5,5 pulgadas, en la que además de la velocidad, podemos ver también el nivel de carga de la batería, así como un medidor de potencia y uso. La pantalla de la consola central que puede ser de 6,5 u 8,8” dispone básicamente el sistema de infoentretenimiento, aunque aquí se añaden algunas grafías propias del MINI electric. En el selector del cambio, así como en el original botón de encendido del MINI encontramos el mismo color amarillo Flúor de los detalles del exterior que identifican a esta versión.

El MINI electric esta disponible con 4 líneas de acabado que incluye cada una de ellas un diseño y equipamiento específico.

AcabadoDiseñoEquipamiento
S: 33.950€
  • Moonwalk Grey
  • Llantas de 16” MINI Electric Revolite Spoke
  • Techo y retrovisores exteriores en negro
  • Retrovisores en amarillo
  • Sistema carga rápida
  • Faros LED
  • Sistema navegación MINI
  • Preparación Apple CarPlay
  • Climatizador
M: 36.500€ (nuestra unidad de pruebas)
  • British Racing Green IV
  • Llantas de 17· Tentacle Spoke
  • Techo y retrovisores exteriores en blanco
  • Vigourus Grey
  • Acceso confort
  • Sistema navegación MINI
  • Asientos delanteros calefactados
  • Cámara marcha atrás
  • Driving Assistant
  • PDC Trasero
L: 39.000€
  • White Silver
  • Llantas de 17” MINI Electric Power Spoke
  • Techo y retrovisores exteriores en negro
  • Retrovisores en amarillo
  • MINI Head-up Display
  • Tapicería Cuero Cross Punch Carbon Black
  • Faros LED autoadaptables
  • Sistema sonido Harman Kardon
XL: 41.000€
  • MINI Yours Enigmatic Black met
  • Llantas 17” Roulette Spoke
  • Techo y retrovisores exteriores color carrocería
  • Vigourus Grey
  • Pantalla central 8,8”
  • Cámara marcha atrás
  • Techo cristal panorámico
  • Tapicería MINI Yours Leather Lunge Carbon Black

Nuestra unidad de pruebas se corresponde con el acabado M, cuyo precio de salida es de 36.500€, sin la posibilidad de poner más opcionales que lo incremente. Está claro, que este precio, en relación con otros vehículos similares está por encima, pero al final, y como hemos comentado al inicio de nuestra prueba, quien quiere un MINI, no opta por otras opciones, pues no radica la decisión en el precio, sino en la pasión. 

Motor conocido y testado en el BMW i3

Bajo el capó delantero encontramos al motor eléctrico síncrono de 135 kW o lo que es lo mismo, 184CV y 270 Nm de par, cifra que ayuda a mover a este compacto urbano con muchísima soltura, estando muy cerca de los 192CV del MINI Cooper S que disfruta de 192CV. Este propulsor es el mismo utilizado en el BMW i3, pero optimizado para este MINI, que recibe toda su potencia al tren delantero.

Las prestaciones son acordes a lo que esperas de un coche que recibe sus 270 Nm de par de forma inmediata, y que es capaz de lanzarse de 0 a 60 km/h en tan solo 3,9 segundos, y precisa de 7,3 segundos para llegar hasta los 100 km/h. La velocidad punta en aras de preservar la carga de la batería está limitada en unos generosos 150 km/h.

El hecho de que este MINI sea eléctrico, no quiere decir que debamos renunciar a la experiencia Go Kart Feeling de los MINI, por ello, de la misma manera que los de motores de combustión, encontramos el MINI Drive Modes que ofrece cuatro programas de conducción (Green, Green +, Mid y Sport), adaptados los dos primeros a extender y optimizar la vida de la batería y como no, un modo Sport, con el que todo se vuelve más sensible a la vez que el MINI parece tomar rigidez para afrontar reviradas carreteras.

De la misma manera que en el BMW i3, este MINI se puede conducir tranquilamente con el pedal del acelerador, pues con gestor de modos de retención que dispone de dos niveles, podemos utilizar en muchas ocasiones solamente el pedal del acelerador sin tener que recurrir al del freno.

Baterías y autonomía del MINI electric

Las baterías de iones de litio del MINI electric de 32,6 kWh están situadas bajo los asientos traseros y entre los delanteros, por su posición en forma de “T”, lo que ayuda en gran parte a mejorar el centro de gravedad, a la vez que no resta capacidad al maletero, que ofrece 211 litros de capacidad y un total de 731 si abatimos los respaldos de los asientos traseros. Estas baterías disponen de un sistema propio de refrigeración para que siempre trabajen entre los 25 a 40 grados, temperatura óptima para su uso.

Con estas baterías, MINI anuncia una autonomía en ciclo urbano de hasta 234 kilómetros (WLTP) y combinado de 165, cifra más que suficiente para aquellas personas que en su día a día utilicen el coche para la ciudad, o para hacer trayectos cortos, cuya media suele ser de entorno a los 55 kilómetros.

Para cargar las baterías, MINI ofrece un sistema de recarga flexible que permite enchufarnos en una toma convencional de casa, conectarnos a un Wallbox o a un punto de recarga público (trifásico), donde podemos encontrar tomas Tipo 2 y CCS Combo. Los tiempos de carga de las baterías varían en función de donde lo carguemos, así como de la potencia de carga, algo que resumimos a continuación.

  • Wallbox CA a 7,4 kW tardaría 3,2 horas hasta el 80% y 4,2 horas hasta el 100%
  • Wallbox CA a 11 kW tardaría 2,5 horas hasta el 80% y 3,5 horas hasta el 100%
  • Cargador público de CC a 50 kW tardaría 35 minutos hasta el 80% y 1,4 horas hasta el 100%

En nuestro caso y durante nuestra prueba, llevamos a cabo la carga de la batería en tres ocasiones. Dos de ellas en un enchufe convencional en casa, y otra en un cargador público de Repsol, donde en 40 minutos cargamos la batería hasta el 80% con un coste de 11,32 euros.

MINI ofrece tres tipos diferentes de Wallbox para casa, dotado cada uno de diversas funciones.

  • MINI Wallbox: Carga hasta 6 veces más rápido que con un cable de serie.
  • MINI Wallbox Plus: Mantiene la velocidad de carga y ofrece control de acceso mediante el chip RFID, siendo capaz de evitar cualquier tipo de sobrecarga en la red eléctrica. El control de acceso permite que sea instalado en lugares públicos como un parking comunitario, pero que solo pueda acceder a la carga un usuario autorizado.
  • MINI Wallbox Connect: Integra el sistema de carga a través de la integración Smart Home para que en todo momento y a través de su smartphone puedas controlar las recargas o programarlas de forma cómoda.

Para instalar estos Wallbox en cualquier vivienda, MINI ofrece una financiación de hasta 1.500€ que forman parte de la oferta de compra del coche.

¿Cómo podemos medir el coste de la recarga de un MINI electric?, pues muy fácil.

En esta tabla os mostramos un proceso de carga total de la batería:

TipoEnchufe convencionalMINI WallboxTipo 2 CACCS

Tiempo

10 horas3,24 horas3,24 horas45 minutos

Precio

8,81€8,81€14,28€13,50€

*Las cifras se basan en un precio de la gasolina de 1,40 € / l y un precio de la electricidad de 0,25 € / kWh. Los valores aquí mostrados son orientativos.  

Si ahora calculamos en el peor de los casos que sería utilizando un puesto de carga rápida público CCS, donde nos gastamos 13,50€, y con ello tenemos una supuesta autonomía de 234 kilómetros, el coste por cada 100 kilómetros es de 5,76€, algo impensable con cualquier coche de combustión.

Dinámica de conducción propia de un John Cooper Works

Ponerse el volante de un coche eléctrico, es algo sensacional, y esto lo dice, un petrolhead, al que le encantan los motores de combustión, pero al que a la vez le congratula ponerse de vez en cuando al volante de un coche silencioso y comprometido con el medio ambiente.

Tras pulsar el botón del encendido del MINI electric, un sonido digital, una melodía futurista invade el habitáculo, melodía que también se escucha desde el exterior cuando circulamos a menos de 5 km/h para advertir a los peatones de que estamos cerca de ellos.

En ciudad, este compacto se mueve como pez en el agua, gracias a sus escasos 3,84 metros de longitud y a una anchura de tan solo 1,72 metros, es el coche ideal para circular por la urbe, a lo que contribuye también, su silencio y su potente motor, que te permite salir de los semáforos como si de una moto se tratara.

Tomamos la autovía, laboratorio ideal para comprobar como gestiona la carga de la batería en este escenario el MINI, ya que aquí, poca regeneración de energía encontramos al no haber continúas frenadas como en la ciudad. Todo en orden, pues vemos que el consumo está por debajo de los 16 kWh en el ordenador de a bordo, lo que nos deja gratamente sorprendidos. Nos decantamos por tomar un desvió que nos llevará a una carretera de curvas, ya que ansiamos jugar con el MINI Driving Modes, para situar la posición sport, y ver si este MINI eléctrico, es en realidad un transmisor de lo que la marca llama Go Kart Feeling, y sin mas dilación, abordamos 11 kilómetros de una revirada carretera donde sinceramente, y si no hubiéramos probado anteriormente al homónimo de combustión de este MINI, nos atreveríamos a decir que incluso con este en la misma carretera, podemos ir más rápidos.

La perfecta colocación de las baterías en forma de T, su contenido peso de 1.450 kg, así como un reparto de pesos casi perfecto, y un centro de gravedad 30 mm más bajo que el de un Cooper S, se transforman en un comportamiento dinámico que para un coche eléctrico urbano es digno de admiración.

El control de estabilidad DSC juega un papel fundamental si quieres sacar provecho de todo su potencial, sobre todo a la hora de trazar curvas y salir de ellas, pues la patada de los 270 Nm de par es inmediata. Todo en este MINI está pensado para que sea lo más parecido a sus hermanos de combustión, cuya esencia es la de ofrecer a sus dueños una dinámica de conducción divertida y comunicativa.

Para concluir esta prueba, diremos que el MINI electric es todo un acierto para una marca pasional, que en aras de satisfacer a su clientela ha creado un producto redondo, pero a nuestro entender para un uso muy urbano, Quizás, la única pega que podemos sacarle a este MINI, es la autonomía mixta, llegando a unos 155 kilómetros de máxima si conduces a diario por carretera, autovía y autopista, cifra, que puede quedar corta a quién no viva muy cerca de la ciudad, o de su entorno laboral.

Dejando de lado el tema autonomía, nos gustaría pensar que en un futuro, habrá un MINI 5 puertas eléctrico, y por pensar un poco más, algo que sería una novedad en el segmento, un MINI eléctrico cabrio.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BMW y MINI España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here