Compartir

Son ya ocho generaciones las que lleva a cuestas el Volkswagen Golf, el compacto de referencia en el sector del automóvil, que vio la luz en los años sesenta, y desde entonces, generación tras generación ha ido evolucionando para seguir ocupando un importante hueco dentro de su segmento.

Si hablamos de cifras, estas avalan claramente su posicionamiento como el rey que es los compactos, pues se han vendido más de 35.000.000 millones de unidades en toda su historia, siendo además el coche que dio paso a una nueva generación encarnada por algunos de los que hoy en día son sus más directos rivales como el Audi A3 o el BMW Serie 1.

Quizás en el diseño es donde la marca no arriesga mucho, pero como se suele decir “si algo funciona, mejor no tocarlo”. Y así es, una frase que se han tomado muy enserio pues poco cambia en el Golf 8 con respecto al Golf 7.

En el frontal, encontramos ahora un morro un poco más bajo que en las dos últimas generaciones, donde destacan claramente los faros de nuevo diseño, que tanto dieron que hablar en su presentación por el “rabillo” que se interna hacia los pasos de rueda. Gracias a la franja cromada que recorre todo el capó y une los faros, la sensación visual es que estamos frente a un coche más ancho de lo que verdaderamente es.

En la vista lateral pocas cosas cambian o destacan, salvo la línea de media cintura que recorre todo el coche hasta llegar a las ópticas traseras. Nuestra unidad de pruebas lucía palmito con las llantas opcionales de 19″ calzadas con unos neumáticos en medida 225/40/18 para ambos ejes.

La zaga destaca como últimamente pasa en todo el grupo Volkswagen, por las ópticas y la sensación lumínica que estas ofrecen, en este caso en forma de “L”. En la parte más baja, encontramos algo que tan de moda está y que tan poco nos gusta, pero a lo que nos tendremos que ir acostumbrando y es a las falsas salidas de escape.

En lo que a medidas se refiere, el Golf 8, mide 4,28 metros de largo (crece 2,5 centímetros), cuenta con 1,5 cm más de batalla, es más bajo con 1,46 metros, pero conserva la misma anchura que el Golf 7.

Si bien, en el exterior como os hemos comentado no encontramos excesivos cambios, en el habitáculo, por suerte, no pasa lo mismo. Aquí todo parece haber ganado, sobre todo en calidad y en lo que más nos empieza a gustar a todos, en tecnología. Tras abrir la puerta lo primero que llama la atención son dos sendas pantallas, la del Volkswagen Virtual cockpit de 10,25” tras el volante, y la pantalla táctil de 10” del centro de la consola, que puede verse complementada con una tercera de forma opcional, la del Head-up display.

Ambas pantallas ofrecen un sinfín de visualizaciones a la par que mucha información para la conducción. El equipo de infoentretenimiento es compatible con los sistemas Android Auto y CarPlay de forma inalámbrica lo que facilita la conectividad total con nuestro smartphone sin necesidad de tener que recurrir a un cable. El sistema de climatización en esta versión del Golf se encuentra integrado en esta misma pantalla, por lo que ahora no hay mandos manuales, y los únicos pulsadores que hay, no están retroiluminados, lo que por la noche se convierte en un hándicap.

Concentrarlo todo en un mismo sitio es realmente cómodo, por lo que ahora el puesto de conducción del Golf es muy ergonómico, de la misma forma que pasa en otros modelos del grupo como en el nuevo SEAT León, o el CUPRA Formentor.

Las plazas traseras son sin duda uno de los fuertes del Golf 8, ya que ofrecen dentro de su categoría uno de los mejores espacios para hasta 3 ocupantes, algo que se ha conseguido por el aumento de batalla. El maletero por su parte, ofrece 380 litros de capacidad, y presenta unas formas muy regulares, lo que hace que todo el espacio sea muy aprovechable. Aquí podemos ganar hasta unos generosos 1.237 litros si abatimos los respaldos de los asientos traseros.

Esta versión eTSI híbrida de gasolina monta un propulsor de 4 cilindros turbo de 1.5 litros que rinde 150CV de potencia y ofrece 250 Nm de par. Incorpora un sistema híbrido ligero de 48V con un pequeño generador y una batería propia, lo que otorga la etiqueta ECO de la DGT. Está asociado a un cambio DSG de 7 velocidades, con el que es capaz de lanzarse de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos y de alcanzar una velocidad punta de 224 km/h.

Esta mecánica ofrece un sistema de desconexión de cilindros, siendo esto ideal para un coche como el Golf, con el que se pueden obtener consumos muy ajustados gracias al funcionamiento en muchas ocasiones del denominado modo “vela”, que desconecta el motor térmico para que el sistema mild-hybrid alimente la dirección asistida o el servofreno. Está claro que todo aquí está pensado para la eficiencia y mejorar los consumos, donde la marca ha conseguido homologar unos discretos 5,7 litros a los 100 kms, cifra a la que puedes acercarte conduciendo por autopista a velocidad de crucero, pero que verás incrementada si quieres sacar a relucir el talante deportivo del Golf.

El cambio DSG de 7 velocidades cumple con su cometido a la perfección, ya que ofrece unos desarrollos que son demasiado largos, en beneficio siempre del consumo y la eficiencia, lo que perjudica claramente el uso para otro tipo de conducción que no sea la relajada. Para ello, deberás empezar a jugar con las levas, si quieres que el motor saque a relucir sus 150CV con brío.

En lo que a dinámica se refiere, esto es un Golf. La plataforma utilizada para su construcción la MQB recibe mejoras, y cuenta ahora en el tren delantero con un eje McPherson, mientras que en la parte trasera encontramos un sistema multibrazo, a lo que acompaña unos amortiguadores regulables a través de los diferentes modos de conducción, incidiendo sobre todo cuando activamos el modo Sport. Nuestra versión cumplió con su cometido durante la pruebas que llevamos a cabo por ella, en una carretera muy revirada que nos llevaría hasta Santa Fe del Montseny.

El comportamiento de este Golf, en esta versión, es muy neutro sin grandes contemplaciones cumple con su cometido de compacto a la perfección, incluso en conducción deportiva, donde hace gala de ofrecer un buen paso por curva, consiguiendo además mitigar el carácter subvirador al que las otras generaciones anteriores del Golf nos tenían acostumbrados. El aumento entre ejes de esta versión contribuye claramente a aumentar el aplomo de todo el conjunto. Tendremos que esperar a probar la versión GTI para hacer una valoración más justa de esta nueva generación del Golf, así que señores de Volkswagen, tomen nota de nuestra enmascarada petición.

Hemos tenido ocasión de poner a prueba a rivales del Golf 8, como el SEAT León de última generación, el BMW Serie 1 o el Mercedes Clase A, y quizás sea el León el que mejor dinámica nos ha parecido que tenía. Si bien es cierto, que esta unidad de pruebas no se corresponde a una de las más potentes como podría ser el GTI, solventa la papeleta muy bien en cualquier escenario.

El Golf 8 está disponible desde los 25.985€ para la versión de acceso 1.0 TSI que ofrece 110CV, con un equipamiento entre el que podemos destacar las llantas de 16”, faros delanteros y traseros con tecnología LED, Digital Cockpit, Climatronic, o control de crucero adaptativo entre otras muchas opciones. Nuestra unidad de pruebas que se equivale al equipamiento Golf Life, además incorpora control de distancia de aparcamiento delantero y trasero, iluminación ambiental, asistente de salida de aparcamiento y cambio de carril, protección de ocupantes proactiva con “Front Assist” y “Side Assist o los retrovisores exteriores regulables eléctricamente. Además, de forma opcional, encontramos las llantas de 18”, el techo solar, navegador y el Head-up display, lo que incrementa la factura hasta los 37.500€.

¿Es el Golf 8 el compacto perfecto? Una pregunta difícil de responder y que daría lugar a un debate interminable. Razones tiene, pero hemos de tener en cuenta que ahora mismo en el segmento al que pertenece hay otras opciones, incluso dentro del mismo grupo Volkswagen que pueden hacerle sombra, en cuanto a precio, equipamiento o dinámica, eso sí, hemos de tener en cuenta una cosa, que un Golf, siempre será un Golf.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Volkswagen España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here