Compartir

El SEAT Ateca ha sido uno de los coches clave para la marca desde que viera la luz en el año 2016 y prueba de ello son las más de 300.000 unidades que han vendido de este SUV del segmento C convirtiéndolo en todo un super ventas.

En 2020, la marca presentó a la segunda generación del SEAT Ateca, cuyo diseño ahora le ha dado un toque de elegancia a la vez que se estrena el nuevo lenguaje que los de Martorell utilizará en el futuro en todos sus modelos.

El frontal, ha sido completamente rediseñado y ahora encontramos una nueva parrilla de nido de abeja con el logotipo en el centro, a la vez que unos nuevos faros LED y un paragolpes un tanto más agresivo, enfatizado más si cabe por el acabado FR de nuestra unidad de pruebas.

La vista lateral deja señas de un diseño fresco y más actual para el Ateca, que ya se había quedado un tanto obsoleto con respecto a su competencia. Las líneas marcadas de media cintura le dan un carácter propio a esta parte del coche, así como las llantas opcionales de 19” calzadas con unos neumáticos en medidas 245/40/19. En la zaga, encontramos una nueva firma lumínica, así como una nueva grafía para su denominación que parece manuscrita, así como un paragolpes de nueva concepción que acoge embellecedores en vez de las salidas de escape, algo que está muy de moda pero que personalmente no nos acaba de convencer.

Este SUV tiene unas medidas compactas, así que, con 4,38 metros de largo, por 1,84 metros de ancho, una altura de 1,61 metros y una batalla de 2,63 metros lo sitúan como el más compacto de sus más directos rivales, ofreciendo 5 cómodas plazas y un maletero de 485 litros, 25 litros menos que un Ateca convencional por el hecho de llevar la tracción integral, que pueden aumentarse fácilmente hasta los 1.579 litros de capacidad total si abatimos los respaldos de los asientos traseros. La apertura del maletero puede hacerse de forma eléctrica y con la opción de abrirlo deslizando el pie por debajo del parachoques trasero.

La motorización de nuestro Ateca FR, es un motor de 4 cilindros de dos litros de cilindrada TSI, que cuenta ahora con el sistema de desconexión de cilindros (ACT) para ahorrar combustible en momentos de baja demanda, como puede ser conduciendo a 100 km/h por autopista. Desarrolla una potencia de 190 cv y un par motor de 320 Nm, disponibles desde tan solo 1.450rpm. Este propulsor, está unido a una caja de cambios de doble embrague DSG de 7 velocidades que funciona a la perfección en modo automático, y que utilizada de forma secuencial permite sacar algo más de jugo a toda la mecánica, ofreciendo unos cambios rápidos y unas reducciones perfectas.

Para transmitir la potencia al asfalto encontramos el sistema de tracción 4Drive, que es muy efectiva, gracias al sistema Haldex que reacciona en décimas de segundo para aportar par al tren trasero bajo la demanda del acelerador, aunque la clave del tremendo comportamiento dinámico del Ateca, es sin duda el sistema XDS, que garantiza tracción en todo momento a la rueda que se encuentra siempre en el exterior de la curva dado que es la que tiene más apoyo, frenando además la que se encuentra en el interior para evitar así innecesarios sobrevirajes.

En lo que a prestaciones se refiere, el Ateca FR acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 71, segundos mientras que es capaz de lanzarse hasta los 212 km/h. Este propulsor es más que suficiente para mover con soltura a un conjunto que lastra 1,5 toneladas de peso, aun así, es Ateca es un SUV muy dinámico y que ofrece muy buenas sensaciones de conducción tanto en cualquier escenario, incluso resulta ser muy efectivo en tramos revirados de montaña, gracias a su chasis y sistema de suspensión que se regula a través del DCC.

Los consumos son acordes a su propulsor, y aunque la marca ha homologado un combinado (WLTP) de 8,2 litros, en la realidad esta cifra puede verse aumentada ligeramente. Nosotros durante nuestra prueba en la que recorrimos 576 kilómetros, obtuvimos una media de 9,7 litros, pero hemos de tener en cuenta que utilizamos diferentes escenarios para levarla a cabo. Cierto es, que con el sistema de desconexión de cilindros y a 100/110 km/h en autovía o autopista, esta cifra pues incluso estar por debajo de los 8 litros.

En el habitáculo, ahora encontramos una sensación más premium y más tecnológica, que podría haberse visto mejorada si hubieran puesto la pantalla de la consola central que podemos encontrar en el SEAT León. Tras el volante encontramos el Virtual Cockpit, que es totalmente personalizable y admite diferentes vistas, mientras que la segunda pantalla de 9,2” agrupa todas las funciones del sistema de infoentretenimiento, y permite su manejo a través de la voz, a la vez que es compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

Justo debajo encontramos los mandos del climatizador, que han quedado un poco obsoletos, pero son muy prácticos, porque accedes a las funciones de un solo vistazo sin tener que perder tiempo memorizando su manejo a través de tediosos menús en la pantalla. Junto al selector del cambio encontramos también un mando giratorio con el que se accede a los diferentes modos de conducción, en el caso de esta versión FR y con el sistema de tracción integral encontramos uno específico para tierra y otro para nieve, a parte de los ya tradicionales Eco, Normal o Sport.

Los asientos deportivos de esta unidad son cómodos a la vez que recogen y sustentan al cuerpo muy bien, sobre todo en los apoyos laterales. Las plazas traseras, pueden albergar 3 personas, aunque como ya es costumbre en los compactos y estos SUV de tamaño medio, la plaza de en medio es para niños. Los asientos son cómodos, y disponen de un espacio generoso con respecto a los asientos delanteros. Una de las pegas que tiene el Ateca, es que los asientos traseros no son correderos, lo que no permite aprovechar más si cabe la profundidad total del maletero como por ejemplo en sus primos, el Volkswagen Tiguan o el Škoda Kodiaq.

El nivel de equipamiento del Ateca FR deja pocas en el tintero de los opcionales. De serie encontramos elementos como las llantas de 18”, faros LED, programador de velocidad activo, sistema de mantenimiento de carril, detector de ángulo muerto, paquete deportivo exterior e interior, asientos delanteros confort, apertura maletero eléctrica con portón virtual o las alfombrillas FR entre otros. El precio base de la versión FR con esta motorización probada es de 38.299€, a lo que tenemos que sumar las llantas de 19”, tapicería dinámica de piel negra, techo panorámico, que incrementan el precio hasta los 41.000€.

La primera vez que tuvimos ocasión de poner a prueba al Ateca FR, en el título de nuestra prueba ya dijimos que era la antesala del CUPRA Ateca, que también ha pasado por nuestra redacción en varias ocasiones, y es cierto, este SUV es tremendamente dinámico, gracias a la puesta a punto del chasis, un elemento indispensable como el DCC que aporta la amortiguación adaptativa, el motor, el cambio y la tracción integral. Todo está pensado para que este coche en conducción deportiva, aun su tamaño y volumen, gire muy plano en las curvas, sin apenas acusar inercias propias de un SUV.

Hemos tenido ocasión de poner a prueba a sus primos el Škoda Karoq y el Volkswagen Tiguan, y ninguno de estos modelos ofrece la misma sensación de conducción que el SEAT Ateca, sobre todo en carreteras reviradas, donde premia como ya hemos apuntado una dinámica que se acerca mucho a la de un CUPRA Ateca, salvo por la potencia del motor, claro está.

Como coche para viajar es excelente, ya que ofrece lo que esperas en un SUV de este tamaño, confort y espacio para ocupantes, algo que no le falta. La única pega que podemos sacarle es que para su uso offroad, por diversos motivos no es aconsejable aventurarse a algo más que a una simple pista forestal. Su altura libre al suelo de 189mm no es una gran baza, los neumáticos salvo que equipes unos de invierno tampoco, y sus capacidades como ángulo de ataque, ventral o de salida tampoco ayudan demasiado.

CONCLUSIÓN

El SEAT Ateca en general es una muy buena opción para aquellas personas que quieran un SUV a caballo entre un Arona y un Tarraco. Ofrece comodidad, espacio y la polivalencia de este tipo de vehículos, además, podéis encontrarlo disponible en la versión 1.0 TSI de 110CV con el acabado Reference por un precio que parte en los 24.360€ o en la versión 1.5 TSI de 150CV con el acabado FR desde los 33.670€, lo que sin duda es una muy buena relación calidad precio. Esta unidad de 190CV aporta un escalón por debajo del CUPRA Ateca de 300CV además del consiguiente ahorro en lo que aprecio se refiere.

Hoy en día hay muchas opciones dentro del segmento C SUV, pero SEAT ha sabido muy bien salvaguardar al Ateca, de ahí sus cifras de ventas y el éxito que ha tenido desde que se presentara en 2016. Sin duda es un gran coche, con un porte atlético y deportivo, con una mecánica que brilla por su potencial y con un equipamiento y calidad interior a la altura de los esperado.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • SEAT España
  • Masía Rosas
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here