Compartir

Mercedes hace muchos años que lidera el mercado de los monovolúmenes premium, prueba de ello es el éxito del Clase V y de la Vito, llamados a ser por así decirlo, los vehículos favoritos de los transfers o servicios de taxi de lujo.

Si hace unos meses la marca de la estrella nos sorprendía con la nueva Citan, ahora lo hace con una apuesta más atractiva, más funcional y sobre todo más premium, el Clase que conomimos en la presentación que la marca llevó a cabo para la prensa nacional en un entorno de los más familair, el parque Faunia de Madrid.

Aunque este vehículo ha sido desarrollado junto a las Renault Kangoo y Nissan Townstar, nada tiene que ver con ellas por el empaque que el Clase T ofrece, ya que su intención y como podréis ver a lo largo de la prueba y en las fotos, cada vez las furgonetas o vans de Mercedes es la de asemejarse más a los turismos de su gama.

Por así decirlo este monovolumen compacto sería como la alternativa a aquello que un SUV no puede ofrecer. Mayor espacio de carga gracias a su volumen y capacidad del maletero de 520 litros dónde incluso se puede montar un módulo para convertirla en un mini camper.

Combina unas medidas de 4,49 metros de largo, con una anchura de 1,60 y una altura de 1,81 metros y dispone de dos puertas correderas en los laterales que facilitan la entrada y salida a las plazas posteriores, algo muy cómodo sobre todo cuando aparcamos en plazas algo justas de anchura.

Básicamente el Clase T y la Citan son iguales por fuera, aquí es dónde gracias a la configuración que hagamos podamos dejarla como si un turismo de la marca se tratara. De hecho, encontramos elementos como las llantas de 17”, los faros delanteros que son los mismos que equipa el Clase B, o colores tan llamativos como el Amarillo Limonita Metalizado, Rojo Lubelita o el Azul Cavansita Metalizado se han incorporado a la paleta cromática como opciones, dejando ya atrás los típicos colores.

La misma fórmula la encontramos para el habitáculo, donde podemos escoger desde el tapizado de los asientos en piel, a asistentes que podemos encontrar en otros vehículos de la marca de alta gama, como el Paquete Advantage, los sistemas de seguridad activa como el reconocimiento de señales de tráfico, control del ángulo muerto, detector de cambio de carril, park assist, acceso con llave Keyless-Go o los faros LED High Performance entre otros.

El Clase T está disponible desde los 28.799€ para la versión de acceso con motor gasolina y 102CV de potencia, hasta los 37.243€ de la versión 180d de 116CV. Existen tres líneas de acabado, Básico, Style y Progressive, cada una de ellas con un equipamiento específico al que evidentemente se le pueden sumar diversos opcionales que en su mayoría los han agrupado por packs para que no ensalcen mucho la factura final. De esta forma la primera ofrece volante tapizado en piel, encendido de luces automático, arranque sin llave y compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto. El Style, que supone un aumento de 1.500€, añade mesas detrás de los asientos delanteros, llantas de aleación e iluminación interior en color blanco, y por último el Progressive que tiene un sobre coste de 2.900€ más, ofrece los faros LED High Performance, climatizador bizona, cámara de visión trasera, llantas de 17” y la iluminación ambiental con 8 colores.

A nivel de seguridad cabe destacar que en el Clase T encontramos hasta 7 airbags y que en los test Euro NCAP ha conseguido con creces la máxima puntuación de 5 estrellas.

En cuanto a las motorizaciones encontramos dos versiones diésel, una de 95 CV y otra con 116CV y dos versiones gasolina con 102 y 131CV respectivamente con la posibilidad de que el cambio sea manual de 6 velocidades o bien automático de 7 marchas.

Será en 2023 cuando veremos un modelo 100% eléctrico, el EQT del que dicen habrá una evolución a nivel estético para diferenciarlo de los modelos de combustión y que equipará un motor de 90 kW (122CV) con una batería de 45 kWh que le permitirá homologar una autonomía cercana a los 300 kms. Otro dato que nos comentaron en la presentación fue que alrededor del mes de mayo, entrará una nueva variante (L2), con una medida de 4,92 metros que permitirá disponer de otra fila de asientos para pasar a ser así un vehículo de 7 plazas ofreciendo un espacio de carga de 775 litros.

INTERIOR PREMIUM, ESPACIOSO Y RESOLUTIVO

El habitáculo rezuma un ambiente Mercedes por los cuatro costados. Si bien, no encontraremos grandes lujos, la sensación premium sí que la apreciamos en detalles como el volante tapizado en piel, el cuadro de mandos presidido por una pantalla digital de 5,5 pulgadas o el sistema MBUX representado en una pantalla táctil de 7,7” desde la que se controla todo el sistema de infoentretenimiento.

Una de las cosas a destacar en el Clase T es la facilidad con la que promete el acceso a su interior. Las puertas delanteras se abren en un ángulo de 90º dejando así un gran hueco para el acceso y las traseras como ya os hemos comentado son correderas. Los asientos delanteros recogen el cuerpo a la perfección y la sensación de espacio es extraordinaria. En las plazas traseras encontramos espacio para tres ocupantes y el único inconveniente que hemos podido apreciar es que el respaldo de los asientos es corto, lo que para un adulto de talla 1,80 incluso con los reposacabezas en el punto más alto resultan ser algo incómoda la postura para viajar. Dato curioso y a tener en cuenta para familias numerosas, es que se pueden anclar hasta tres sillitas infantiles en la banqueta trasera.

El maletero por su parte ofrece unos muy generosos 520 litros de capacidad, fácilmente ampliables hasta los 775 si aprovechamos el volumen hasta el techo y de 2.400 litros si abatimos los asientos traseros.

Mercedes ha llegado a un acuerdo con la empresa española Bivac que ha desarrollado un cajón modular que se ajusta a la medida del maletero con un precio de 2.800€ que ofrece un fregadero, una nevera y una cocina. Y, por otra parte, a finales de año, la propia marca ofrecerá el módulo Marco Polo, presentado en la Feria del Caravaning de Dusseldorf que nos dejará además de los elementos comentados una cama con colchón en la parte superior, así como diversos cajones para guardar cosas como las sillas con mesita a juego que incluso con un pie se podrá instalar en la parte trasera del Clase T.

MECÁNICA RESOLUTIVA Y DINÁMICA ACERTADA

Durante la presentación condujimos la versión 180d, que equipa el motor diésel de 116CV con cambio de doble embrague DCT de 7 velocidades y un par motor de 270 Nm. Sus prestaciones son tímidas pero muy aceptables, ya que es capaz de lanzarse hasta los 170 km/h partiendo de un 0 a 100 km/h de 13,2 segundos.

Esta motorización ofrece un empuje suficiente y el cambio de marchas automático para nosotros sería una opción obligatoria a la hora de adquirir un Clase T, por su funcionamiento, pero sobre todo por la comodidad que ello conlleva.

Es un vehículo cómodo para viajar, gracias a un esquema se suspensiones con un tarado más bien enfocado a la comodidad que a la deportividad, pero al final hemos de pensar que estamos conduciendo un furgón compacto. La dirección ofrece un tacto suave y muy preciso, suficiente para abordar una carretera de curvas a un ritmo aceptable sin acusar grandes balanceos de la carrocería. En autovías y autopista promete ser un gran viajero en el que gozarás del confort que te esperas gracias a todos los elementos que lo conforman.

CONCLUSIONES

El Mercedes Clase T nos ha perecido fascinante. Es un vehículo enfocado 100% a familias que necesiten espacio para viajar o su día a día, así como para aquellos amantes de los deportes de aventura. De hecho, el “claim” del lanzamiento por parte de la marca es “La vida se hace grande” y no nos puede parecer más acertado.

Sinceramente, hemos leído comentarios de que es caro. Posiblemente, es un Mercedes, y si lo comparas con los vehículos de los que procede o deriva podría ser, pero ninguno de esos dos, tiene el empaque premium del Mercedes. No hay nada en el exterior o el interior que no te haga recordar que estas frente casi casi a un turismo de la marca y esto nos parece sumamente acertado.

Si bien, seguro que aquí con este vehículo que querrá llegar a nuevos clientes, también habrá clientes Mercedes que quieran optar por la versatilidad que el Clase T ofrece a comprar uno, versus a un SUV, por ejemplo.

Por el momento y hasta tener unos días una de las unidades de prensa para hacer una prueba más exhaustiva esto es todo lo que os podemos contar del nuevo Clase T de Mercedes Benz.

Escrito por Miguel Angel Solá  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here